Miércoles 29 de junio de 2022

Mons. Gallagher en Ucrania: La Santa Sede sigue dispuesta a mediar

  • 23 de mayo, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
El secretario para las Relaciones con los Estados, enviado por el Papa a Ucrania, compareció en una rueda de prensa junto al Ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba.
Doná a AICA.org

“La Santa Sede reitera, como siempre lo ha hecho, su voluntad de favorecer un verdadero proceso de negociación, por considerarlo el camino adecuado para una resolución justa y permanente. Hay espacio para eso. También se debe tener cuidado de no iniciar una nueva carrera armamentista en Europa y en el mundo”, aseguró el secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, monseñor Gallagher durante una rueda de prensa conjunta con su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba, que resume su visita a Ucrania. 

“Lo único que faltaría para que fuera posible esta intervención es que en Roma se recibiera una invitación de ambas partes. Mientras tanto, en palabras del arzobispo, la Iglesia “está tratando de dar respuesta a las necesidades espirituales y materiales de la población, tanto en lo inmediato como en el largo plazo”, dijo el enviado del Papa a Ucrania.

“Agradeciendo a Dios y a todos los responsables, tanto a las autoridades como a los líderes eclesiásticos, la oportunidad de visitar este país devastado por la guerra, el jefe de la diplomacia vaticana destacó que fue una oportunidad para encontrarse con muchas personas que dieron un testimonio heroico manifestado en gestos sencillos y ver un enorme sufrimiento. Ucrania ha resultado gravemente herida, la gente mira hacia el futuro con incertidumbre y, sin embargo, es muy valiente y decidida.

Monseñor Gallagher está de visita en Ucrania enviado por el papa Francisco, un viaje que tiene como objetivo, una vez más, “la cercanía de la Santa Sede y del papa Francisco con el pueblo ucraniano”, en palabras del propio funcionario vaticano. Su gira estuvo precedida por una entrevista en la televisión italiana en la que Gallagher aseguró que la posición de la Santa Sede respecto a la guerra es que Ucrania tiene derecho a la legítima defensa, si bien advirtió de lo peligrosa que sería una escalada, sobre todo, en términos de rearme. 

El ministro de Exteriores de la Santa Sede a mitad de semana a Ucrania donde ya ha podido visitar los lugares del horror como Bucha o Irpin. “Esta visita me permitió ser testigo en primera persona de las heridas de este país. Esta mañana visité las ciudades mártires de Bucha, Vorzel e Irpin”, explicó a los medios de comunicación. Para el diplomático vaticano, en Bucha “ha sucedido una de las cosas más terribles” vistas en Europa en la Historia del siglo XXI.

“La diversidad y la riqueza religiosa de Ucrania –dijo el arzobispo Gallagher- deben desempeñar un papel importante en la futura reconstrucción de la paz. No se puede permitir que la "rivalidad y los agravios mutuos" pasen a primer plano. Todos deben comprometerse con la paz y la unidad. “Necesitamos la unidad del cuerpo político del país, la unidad de los cristianos, la unidad de la Iglesia Católica, la unidad con otras religiones para poder utilizar los recursos espirituales, de la gracia que Dios da en estos momentos, no distraerse multiplicando las dificultades y las disputas".

Cuando se le preguntó sobre la dimensión humana del sufrimiento sufrido como resultado de la guerra, el diplomático afirmó que la solidaridad interpersonal es extremadamente importante, pero solo el Salvador puede traer la curación definitiva. “Necesitamos encontrarnos con Cristo que sana nuestras heridas. En cierto sentido, Ucrania tiene que ir, como María Magdalena, al jardín para encontrarse con Cristo resucitado. Sólo esto puede secar las lágrimas de este pueblo. Estoy convencido de que cuando ves a estas personas hay una gran solidaridad humana, pero también una gran fe. Estoy convencido de que las personas que profundizan su fe, independientemente de la tradición -católica, ortodoxa, protestante, judía y otras religiones- pueden llegar a una resurrección", enfatizó.

El arzobispo Gallagher se refirió también a la ayuda que llega a Ucrania y señaló que, a largo plazo, uno debe ante todo centrarse en un buen reconocimiento continuo de las necesidades más importantes que deben satisfacerse. Requiere cooperación y comunicación entre la sociedad civil, las autoridades y la Iglesia, así como toda la comunidad internacional, que debe unirse por Ucrania.

Paul Richard Gallagher visitó Bucha, Vorzel e Irpin acompañado por el Nuncio en el país, Visvaldas Kulbokas. Rezó frente a la fosa común cerca de la iglesia ortodoxa de San Andrés donde todavía hay alrededor de 100 cuerpos sin nombre, entre ellos, los de algunos niños. El arzobispo también hizo una parada en el seminario de Vorzel que fue ocupado y destruido por las tropas rusas. Y visitó Leópolis donde mantuvo un encuentro con los obispos y autoridades locales. 

De acuerdo con el comunicado de la Iglesia latina de la ciudad, el secretario para las Relaciones con los Estados aseguró que “el Papa tiene una misión universal, siempre debe tener en cuenta a todas las naciones y velar por su bienestar. Si el Papa habla de su voluntad de hacer todo lo que pueda es que realmente lo está haciendo. Es decir, si dice que está preparado para ir a Rusia, significa que lo está por el interés de Ucrania y para hacer todo lo posible por la paz”.

El jueves también se reunió con Sviatoslav Shevchuk, arzobispo mayor de Kiev, en la catedral de la Resurrección. Departieron en privado, un encuentro en el que el arzobispo Shevchuk recordó los días más oscuros del conflicto y la “defensa heroica” de la ciudad por parte de sus habitantes.+