Sábado 20 de agosto de 2022

Mons.Frassia: Todos tenemos tentaciones, pero debemos seguir

  • 5 de marzo, 2020
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
Al compartir sus reflexiones sobre el Evangelio del primer domingo de Cuaresma, donde se relatan las tentaciones a las que fue sometido Jesús en el desierto, el obispo de Avellaneda-Lanús, Mons. Rubén Frassia, dijo que todos tenemos tentaciones, pero tenemos que darnos cuenta de que en la vida hay que perseverar para seguir con el camino.
Doná a AICA.org

Al compartir sus reflexiones sobre el Evangelio del primer domingo de cuaresma, donde se relatan las tentaciones a las que fue sometido Jesús en el desierto, el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, dijo que todos tenemos tentaciones, pero tenemos que darnos cuenta que en la vida hay que perseverar para seguir con el camino.



"Una cosa extraña -expresó el prelado-, Jesús, el Hijo de Dios, verdadero Dios y verdadero Hombre, que asume nuestra naturaleza humana en todo menos en el pecado, permite al maligno que lo quiera tentar".



"El espíritu del tentador -señaló Frassia-, es desviarlo para que no haga la voluntad del Padre, que no sea fiel. Desviarlo de la misión, porque de esa forma lo destruye y destruyéndolo nadie se salva. El tentador nos tienta para que no cumplamos con la misión, para que no seamos buenas personas, para que no seamos buenos creyentes, para que no seamos buenos hijos, para que no seamos buenos hermanos. Quiere sacarnos del camino, desviarnos, entretenernos, superficializarnos, destruirnos. De allí la importancia de saber que las tentaciones vienen, y sobre todo vienen en momentos difíciles, como acumuladas, todas juntas. Ante esto ¿qué hay que hacer?: quedarse en el Señor, escuchar al Señor, responder al Señor, seguir al Señor; sabiendo que es necesario ser fiel porque, cuando uno es fiel, se libera".



"Todos tenemos tentaciones y tenemos que darnos cuenta de que en la vida hay que perseverar para seguir con el camino. Recemos más, pensemos más, vayamos al desierto, hagamos silencio y sepamos que tenemos que quedarnos para cumplir con nuestra finalidad. Y que nadie nos quite del camino. Vivamos siempre en la confianza puesta en el Señor. El Señor nos da la fuerza porque nunca una tentación va a superar nuestras propias fuerzas", concluyó monseñor Frassia.+