Viernes 14 de junio de 2024

Mons. Collazuol: 'Jesús nos pide que nuestra vida sea una vida misionera'

  • 24 de mayo, 2023
  • Concordia (Entre Ríos) (AICA)
El obispo de Concordia destacó que, al igual que a los discípulos, "Jesús nos pide que seamos como apóstoles, que vamos invitando y llevando a muchos a otros a caminar juntos hacia esa meta".
Doná a AICA.org

En la solemnidad de la Ascensión del Señor celebrada el domingo 21 de mayo, el obispo de Concordia, monseñor Luis Armando Collazuol, compartió su tradicional reflexión a luz de las lecturas compartidas.

En ese sentido, el prelado recordó que, “cuando Jesús se presenta como camino nos preguntamos desde dónde y hacia dónde nos conduce”. “Para los discípulos, para aquellos que Jesús eligió, llamó y para aquellos que acompañaron su caminar terrestre, el camino fue seguir a Jesús mientras predicaba en un pueblo, una ciudad o en el monte; el camino era contemplar a Jesús para grabar en el corazón y en la mente todo lo que Él hacía; el camino era escuchar a Jesús para seguir sus enseñanzas”, continuó.

Por eso, afirmó que “el camino para nosotros es el mismo, el del discipulado; seguir a Jesús es recibir su enseñanza, hacer la vida en nosotros, seguir detrás de Él”. “Nuestro camino es un camino que nace en Dios, en su amor, en su providencia divina, y también Jesús nos indica que nuestro camino también tiene un destino de eternidad, no termina en la muerte. Nosotros tenemos una meta, que es vida”, agregó.

Asimismo, manifestó, “Jesús, como a los discípulos, nos pide que también nuestra vida sea una vida misionera, que seamos así como apóstoles que vamos invitando y llevando a muchos otros a caminar juntos hacia esa meta”. 

Y subrayó: “Hoy nuestra vida es misionera y el ambiente misionero está en todas partes, allí donde nosotros vivimos, en nuestra familia, en nuestros ambientes, en nuestro lugar de trabajo y vecindario”.

Finalmente, expresó: “Qué hermoso es celebrar la ascensión del Señor, descubriendo ese amor que nos prepara para la vida eterna y regalándole nosotros al Señor ese espíritu misionero que debe iluminar nuestra vida, nuestras familias y comunidades, para que juntos vayamos al cielo”.+