Viernes 12 de agosto de 2022

Mons. Buenanueva se incluye entre los "preocupados" por el camino sinodal alemán

  • 11 de marzo, 2022
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
"Los temas y propuestas que vamos conociendo, en buena medida, afectan el ser mismo de la Iglesia, su naturaleza sacramental y su fundamento apostólico. Afectan la fe de todos los católicos", estima.
Doná a AICA.org

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, se incluyó entre los muchos católicos preocupados y perplejos por la evolución del camino sinodal de la Iglesia católica en Alemania.

Tras señalar que "acaba de conocerse un pronunciamiento claro, fraterno y eclesial al respecto de los obispos escandinavos", reconoció: "Es comprensible que los desafíos a la fe, a la vida y misión de la Iglesia que presenta una cultura secularizada y postcristiana son enormes. Plantean preguntas y reclaman respuestas que se agudizan en las comunidades que los viven en carne propia".

"Sin embargo, los temas y las propuestas que vamos conociendo, en buena medida, afectan el ser mismo de la Iglesia, su naturaleza sacramental y su fundamento apostólico. Afectan la fe de todos los católicos. Y, por eso, tocan la comunión y la unidad en la verdad del Evangelio", advirtió.

"El papa Francisco escribió en su momento una preciosa carta a los católicos alemanes alentando dicho camino sinodal pero indicando con igual claridad el talante misionero y espiritual que muchos extrañamos en el desarrollo que vamos conociendo. Francisco plantea la fidelidad al Evangelio en la escucha del tiempo presente, pero sin ceder al espíritu del tiempo", agregó.

Monseñor Buenanueva dijo, además, tener la impresión de que "la crisis de los abusos sexuales se ha convertido -no solo en el camino sinodal alemán- en una ocasión para hacer valer una agenda de temas, prioridades e iniciativas de reforma de tinte progresista que parece excluir toda otra mirada o perspectiva".

"Como se ha señalado con acierto: una decisión radical en este sentido va a sembrar más divisiones en la comunidad eclesial", estimó.

"Queda solo orar, hacer oír la voz y animar a nuestros hermanos católicos alemanes, especialmente a los obispos, a escuchar en toda su amplitud el sentido de la fe del santo pueblo fiel de Dios. Un genuinio discernimiento eclesial de la compleja realidad en la que sigue obrando el Espíritu Santo", afirmó, y concluyó: "Y que el obispo de Roma pueda seguir cumpliendo su misión de confesar la fe en Jesucristo en los tiempos que nos tocan vivir".+