Jueves 15 de abril de 2021

Mons. Buenanueva: La tumba vacía es signo de esperanza y alegría

  • 7 de abril, 2021
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, reflexionó el Domingo de Pascua, sobre la tumba vacía, signo de esperanza y alegría.
Doná a AICA.org

Con el título “Cuéntanos, María, cuéntanos”, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, dedicó su reflexión dominical a la secuencia de Pascua que expresa: “Dinos, María Magdalena, ¿qué viste en el camino? He visto el sepulcro de Cristo viviente y la gloria del Señor resucitado…”.  

“En esta mañana de Pascua, la más luminosa y feliz de todas, corramos con María, Simón Pedro y el discípulo amado. El sepulcro está vacío, pues el Dios que ama la vida ha resucitado a su Hijo rompiendo las ataduras de la muerte”, manifestó el obispo, y comparó: “Como el pesebre o la cruz, la tumba vacía es el signo, humilde y poderoso a la vez, que grita esperanza y alegría a nuestro atormentado mundo”.

“Con nuestra vida de resucitados llevemos ese anuncio de puerta en puerta. Seamos servidores de la esperanza que Dios regala al mundo. Él ama la vida y sabe cómo resucitarnos de todas nuestras muertes”, animó.

“Como María Magdalena, también nosotros somos enviados para anunciar esta esperanza a nuestros hermanos y hermanas, especialmente a los pobres, los tristes, los heridos y desalentados”, aseguró.

Y como “nuestra alegría se vuelve oración”, invitó a rezar: “En esta mañana luminosa del «día que hizo el Señor», nos dirigimos a ti, María Magdalena, apóstola de los apóstoles. Fuiste la primera en comenzar a descubrir el gozo de la Resurrección. Guíanos hacia esa luz, como guiaste a Simón Pedro y al discípulo amado. Date prisa, la hora apremia. 

Este tiempo de incertidumbre ha llenado de oscuridad muchos corazones. Todos esperamos el anuncio pascual que nos abre a la esperanza. 

Te vemos llegar corriendo, con el rostro iluminado: ¡Ha resucitado! Casi que no podemos creerlo, pero el corazón nos salta de gozo. El amor intuye la verdad de esas palabras. Amén. Aleluya”.+