Jueves 2 de diciembre de 2021

Mons. Bressanelli dio la bienvenida al nuevo obispo de Neuquén

  • 3 de agosto, 2017
  • Neuquén (AICA)
Monseñor Virginio Bressanelli SCJ, desde hoy obispo emérito y administrador diocesano de Neuquén, se dirigió a la comunidad diocesana para comunicar el nombramiento de monseñor Fernando Martín Croxatto como nuevo obispo diocesano. El nombramiento fue efectuado el 3 de agosto por el papa Francisco. "Es un gran regalo que el Señor nos hace, y que los neuquinos recibimos con alegría y las manos abiertas".
Doná a AICA.org
Neuquén tiene un nuevo obispo!", exclama monseñor Virginio Bressanelli SCJ en una carta dirigida a la comunidad diocesana que, hasta hoy, lo tuvo como pastor. Se trata de monseñor Fernando Martín Croxatto, nombrado este 3 de agosto por el papa Francisco.

El obispo emérito y administrador diocesano expresó su alegría por la llegada del quinto obispo de Neuquén: "Es un gran regalo que el Señor nos hace, y que los neuquinos recibimos con alegría y las manos abiertas", manifestó como bienvenida a quien hasta hoy fue obispo auxiliar de Comodoro Rivadavia.

"Viene a nosotros cargado de experiencias pastorales muy valiosas en un triple orden de cosas: sus años de ministerio pastoral entre los más pobres; su acompañamiento de las vocaciones sacerdotales y su larga entrega misionera en el Chaco, sobre todo en la zona del Impenetrable y cercano a las comunidades aborígenes", reconoció, y consideró a monseñor Croxatto un hombre "sencillo, profundo y cercano".

Monseñor Bressanelli afirmó que el nuevo obispo "aportará muchísimo a nuestra diócesis continuando el camino iniciado por don Jaime y abriéndonos a los nuevos horizontes de la misión, para que anunciemos el Evangelio con alegría".

El obispo emérito le dio la bienvenida y aseguró en nombre de la diócesis la oración y la adhesión filial como padre y pastor llamado a guiar, animar, unir en la comunión y gobernar la Iglesia neuquina. "Le aseguramos también nuestra plena colaboración para que pueda realizar su tarea de buen pastor con eficacia en orden al Reino de Dios en las personas y en la sociedad".

Para finalizar, agradeció al papa Francisco este regalo, y al nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, por su tarea de visita a la diócesis, de consulta y de discernimiento para presentar al Santo Padre las inquietudes a fin de que designase al nuevo obispo.

"Personalmente también quiero expresar mi gratitud a monseñor Croxatto por haber aceptado esta misión, y a toda la Iglesia y pueblo de Neuquén por el afecto, comprensión y ayuda que he recibido siempre de todos ustedes, y que han hecho de mi ministerio episcopal en Neuquén un tiempo feliz de mi vida", agregó.

"Encomiendo el presente, el futuro y todas sus angustias y esperanzas a María Auxiliadora para que nos siga acompañando y nos ayude siempre a ser fieles a Jesucristo y fervientes hijos de la Iglesia", concluyó.+