Viernes 9 de diciembre de 2022

Misa de envío para el Octubre Misionero: "Juntos somos misión"

  • 25 de septiembre, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
El arzobispo de Buenos Aires alentó a renovar la misión en la Ciudad y en los barrios, e invitó a anunciar que Jesús está vivo y su Palabra quiere llegar a todos.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, presidió el sábado 24 de septiembre la misa de envío del Octubre Misionero en esta jurisdicción eclesiástica y que lleva por lema "Juntos somos misión". Fue en la catedral porteña y concelebraron los obispos auxiliares.

"¿Todos los que vinieron hoy invitados a esta misa, los que circunstancialmente están pasando por aquí, sienten el deseo de una Iglesia en salida y para misionar?", preguntó el purpurado, a lo que la asamblea respondió: "Sí", y el cardenal acotó: "Ahora esta oración va a tener sentido".

Previo al inicio de la misa, los fieles compartieron una adoración eucarística y escucharon el testimonio de dos misioneros enviados a la Amazonía peruana y a Angola.

En la homilía, el purpurado porteño recordó que la Iglesia quiere "responder al mandato misionero" que animó el Espíritu Santo como lo hizo en las asambleas sinodales.

"Es un desafío que nos compromete a todos, con la convicción de que juntos somos misión", reflexionó.

El primado argentino explicó que el envío misionero no era únicamente para los cristianos en los barrios, sino que "en la misma abundancia de dones y carismas que comparten nuestras comunidades, también bendeciremos a dos hermanos nuestros que se dirigen a la misión ad gentes".

"El presbítero Matías Viña, que va a integrarse al presbiterio del Vicariato Apostólico de San José del Amazonas (Perú) y al joven laico Marcos Aragón, quien retoma su segundo período de servicio pastoral en la diócesis de Lwena en Angola, África", puntualizó.

En otro momento de su reflexión, el cardenal Poli destacó la importancia de la misa: "La Eucaristía es un modo de ser que pasa de Jesús al cristiano y, por su testimonio, tiende a irradiarse en la sociedad y en la cultura".

Tras invitar a imitar a San Pablo como misionero, recordó que el apóstol "descubre que su recompensa es predicar con gratuidad la Buena noticia sin esperar privilegios por eso".

También hizo referencia a la compasión y misericordia de Jesús en el Evangelio de San Mateo y rezó: "Para caminar las barriadas porteñas necesitamos que la luz de la mirada de Jesús ilumine y purifique los ojos de nuestro corazón, que nos enseñe a ver la realidad de nuestra gente con la luz de su verdad y de su compasión por todos los hombres".

Con el documento final del Sinodo como guía, el arzobispo recordó el ejemplo de la Virgen: "El estilo de la misión porteña fija su mirada en el modo de llevar y anunciar el Evangelio vivo, como lo hizo la Virgen en la Visitación, ella fue la fiel discípula misionera que nos acompaña en cada salida", subrayó.

Al terminar la homilía, el cardenal Poli bendijo e hizo entrega de las cruces misioneras que acompañarán al padre Viña al Vicariato Apostólico de San José del Amazonas (Perú) y al joven Aragón, a la diócesis de Lwena en Angola, África.

Al finalizar la celebración, algunos representantes de las vicarías zonales recibieron una imagen de la Virgen de Luján que acompañará las actividades del Octubre Misionero en las comunidades.

Más información en www.encamino.org.ar y redes sociales.+