Domingo 3 de julio de 2022

Mar del Plata: Más de 120 sacerdotes en las Jornadas de Actualización Teológico-pastoral

  • 9 de junio, 2022
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
Con la presencia de más de 120 sacerdotes, se llevó a cabo en Mar del Plata el Encuentro Regional de Formación sobre "Integración humano-espiritual".
Doná a AICA.org

Más de 120 sacerdotes de distintas diócesis de la zona, participaron en Mar del Plata de las Jornadas de Actualización Teológico-Pastoral del Clero, que tuvieron como título “La integración humano espiritual en la vida del pastor. Renovando nuestro corazón consagrado en el dinamismo afectivo, sexual y vincular”. 

Las jornadas se desarrollaron entre el 6 y el 9 de junio en el Hotel Santa Teresita, de Punta Mogotes, y los sacerdotes estuvieron acompañados por los arzobispos de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández; de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig; y de Bahía Blanca, monseñor Carlos Aspiroz Costa OP ; y los obispos de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre y de Nueve de Julio, monseñor Ariel Torrado Mosconi; además de los obispos auxiliares platenses, monseñores Alberto Bochatey OSA y Jorge González, y el obispo auxiliar de Bahía Blanca, monseñor Jorge Luis Wagner.

Teniendo como expositores a los reconocidos conferencistas fray Rafael Colomé y la hermana Norma Heredia, los presbíteros reflexionaron con los aportes de los especialistas, quienes además de religiosos son psicólogos y tienen vasta experiencia en el acompañamiento a los sacerdotes y su formación integral, desde el Centro de Formación de la Vida Consagrada “Santo Tomás de Aquino”, que ambos integran.

Los momentos de exposición se conjugaron con intensos momentos de oración personal y con espacios de intercambio grupal que marcaron la impronta del encuentro y que, según destacaron, “sirvieron como un momento de internalización de lo recibido en las charlas y de enriquecimiento con los aportes y experiencias de sacerdotes de distintos lugares”.

El anfitrión del encuentro fue monseñor Mestre, quien destacó que “fue una experiencia de encuentro en la que a través de la escucha y el diálogo comunitario”, en la que “se abordaron las fragilidades y potencialidades de nuestra vida de sacerdotes para seguir madurando en la alegría del servicio de nuestro pueblo”.+