Sábado 19 de junio de 2021

Los obispos de Bahía Blanca agradecieron la participación en la campaña "Rememos Juntos"

  • 29 de mayo, 2020
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
Mediante un comunicado titulado "La felicidad está más en dar que en recibir"
Doná a AICA.org

Con el título “La felicidad está más en dar que en recibir”, el arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, y el obispo auxiliar, monseñor Jorge Luis Wagner, se dirigieron a la comunidad para agradecer por la colaboración en la campaña “Rememos Juntos”.



“La pandemia del Covid-19 parece llevarnos a través de una densa neblina que no nos permite vislumbrar con claridad la dirección tomada, las coordenadas de tiempo y de espacio ¡el ‘hasta cuándo’ – ‘hasta dónde’ de un mal invisible!... Sin embargo, iluminados por la Providencia, podemos y debemos abrirnos de un modo solidario hacia aquellos que sufren no solamente la crisis sanitaria, sino también la pandemia del hambre, la falta de trabajo y –una vez más- un futuro tan incierto como el presente… (que viene arrastrando injusticias del pasado)”, señalaron los prelados.



“El pasado 27 de marzo hemos contemplado emocionados, gracias a la TV y las redes sociales, la imagen del papa Francisco, bajo la lluvia, en la Plaza de San Pedro del Vaticano, caminando despacio a través de la leve pendiente que lo llevó al lugar desde el cual, tras proclamarse el Evangelio de la tempestad calmada, nos exhortó a ‘remarla juntos’ ¡Porque todos estamos en la misma barca y atravesando la misma tormenta!”, recordaron.



En ese sentido, explicaron, la campaña Remamos Juntos “ha querido ser una invitación a ‘dar’, tejiendo redes para asistir a 2.500 familias con bolsones de alimentos, elementos de higiene y limpieza. Esta campaña la hemos hecho con el Banco de Alimentos, la Red Solidaria y varios sindicatos, todos desde sus respectivos modos, estilos y perspectivas, todos con un mismo objetivo. ¡Son muchos los hombres y mujeres que, individual o colectivamente, se han sumado anónimamente para alcanzar el mismo proyecto!”, reconocieron.



“Damos gracias a Dios y a cada uno de los que aportaron su mirada, conocimiento, planificación, mercadería, dinero y sobre todo ¡corazones y brazos generosos para hacer llegar a esas familias lo que sigue siendo una deuda social!”, expresaron.



Finalmente, sostuvieron: “Sí, hay más alegría en dar que en recibir… También porque la invitación que el Evangelio nos hace es a dar sin esperar recibir. No se trata de lograr una ‘paridad cambiaria’ esperando que vuelva a nosotros lo que hemos querido o podido dar. Es el mismo San Pablo quien nos pregunta: ¿Qué tienes que no hayas recibido?”.



“Por ello, al ‘dar’, no pretendemos otra cosa que reconocer la humanidad y dignidad de aquellos a los que deseamos ayudar. En nuestra generosidad, los destinatarios de esta ‘campaña’ también nos ayudan a ser hombres y mujeres felices, porque hay más felicidad en dar que en recibir. Sí ¡Somos felices porque ellos no tienen cómo retribuirnos”, concluyeron, dando una vez más “gracias por haber remado juntos”.+