Martes 9 de agosto de 2022

Los obispos argentinos celebraron Corpus Christi

  • 15 de junio, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
Al celebrar la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, los obispos argentinos presidieron la eucaristía en sus diócesis, en su mayoría a puertas cerradas.
Doná a AICA.org

Al celebrar la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, los obispos argentinos presidieron la eucaristía en sus diócesis, en su mayoría a puertas cerradas, con el pueblo que se unió a la celebración a través de las redes sociales y los medios digitales. 

Sus prédicas en torno a la Eucaristía, animaron a las comunidades a perseverar en la fe, preparándose para reencontrarse con el sacramento.

Avellaneda-Lanús
Monseñor Rubén Frassia mencionó en su homilía: “Queridos hermanos, recibir la Eucaristía es vivir en comunión, ¿y qué es la comunión? Vivir unido a Dios pero también vivir unido a los hermanos, a tratar al otro como hermano, no se lo desprecia, no se lo ignora, no se lo calumnia, no se le hace daño, se lo acompaña, se lo protege ¡y no se lo usa! Al hermano se lo ama”. » Texto completo de la homilía

Buenos Aires
“En la Eucaristía alimentamos la pasión por la misión, como aquel santo cura párroco y aquel misionero, porque su desbordante eficacia no tiene fronteras y nos desafía para que llevemos esta buena noticia a toda la familia humana”, dijo el cardenal Mario Aurelio Poli al celebrar la eucaristía en la catedral primada. Y completó: “El Corpus, queridos amigos, nos devuelve la alegría de saber que siempre tendremos el sacramento del amor para escuchar al Maestro que nos dice: ‘El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día’”. Ver noticia completa »

Catamarca
Monseñor Luis Urbanc, mencionó: “Ninguna persona puede vivir sin comer ni beber. Por tanto, Jesús nos está diciendo que sin Él no podemos vivir, ni tener la energía para nuestros quehaceres, ni poder entender el valor de nuestra existencia, ni poder alcanzar el estado de felicidad que anhelamos”.

Córdoba
“Debemos redescubrir la importancia de la Eucaristía, revitalizar nuestra participación en la Eucaristía. Porque es un encuentro con Jesús, donde siempre tenemos que reactivar el asombro de la fe, de lo que tenemos ante nuestra vista”, dijo monseñor Carlos José Ñáñez, y resaltó el sentido comunitario que genera la eucaristía. Pero “la eucaristía es sobre todo un encuentro con Jesús, que se da en la fe y desde la fe”, aseguró.

Corrientes
“Cada vez que nos reunimos a celebrar la misa, participamos realmente del misterio pascual y de la vida de Jesús resucitado, que se nos entrega como pan vivo bajado del cielo, pan de vida que alimenta y fortalece la unión con Él y con los hermanos”, dijo monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, e invitó a la comunidad a colocarse enfrente del santísimo, a través de las redes sociales, “y abrirle la puerta de nuestra vida, suplicándole que actúe con su poder transformador”.

Goya
Monseñor Adolfo Canecin destacó en su homilía, que la secuencia que se rezó antes del Evangelio “explica el misterio que celebramos: la presencia de Dios hecho comida y bebida”, y así resaltó la frase: “Bajo los signos del pan y del vino, se ocultan preciosas realidades”. “¿Cuál es la realidad que se oculta?” preguntó y, respondió “la de Dios, porque el propio Jesús dijo mi carne es verdadera comida, mi sangre es verdadera bebida”, y profundizó: “Todo el bien de la Iglesia está en la Eucaristía” .



Gregorio de Laferrere
Monseñor Gabriel Barba expresó: “Cristo es el primer y principal alimento de nuestra fe. No hay nada mayor ni más importante, porque Jesús es el Señor. Jesús es nuestro único alimento. Todo lo demás será bueno si viene de Él como si fuente de origen. Cuando en el camino perdemos este eje, corremos el peligro de desviar el camino de la verdadera comunión”. 

La Plata
“La Eucaristía es un pan que tiene gusto a hogar, a lucha compartida. Es un pan que tiene sabor a amor, perfume de vida, calor de horno casero, intimidad de mesa de familia. ¡Qué hermosa ocurrencia tuvo Dios cuando inventó la Eucaristía! Como diciendo: ‘así quiero quedarme yo entre mi pueblo, así quiero fortalecerlo, así, como pan, quiero santificarlo’”, exclamó monseñor Víctor Manuel Fernández. » Texto completo de la homilía

La Rioja
“Así como tenemos necesidad de comer, de alimentarnos para poder mantenernos con vida; de modo semejante Jesús nos dice que tenemos recibirlo a Él para tener vida cristiana, vida eterna. Por eso esta fiesta es una invitación a renovar nuestras Fe en Jesús, Eucaristía, fuente de vida y amor”, dijo monseñor Dante Braida durante la homilía de la celebración de Corpus Christi.

Lomas de Zamora
Monseñor Jorge Lugones precisó en su homilía: “La Eucaristía es un memorial, es comunión que es capaz de unirnos, juntarnos, aunque seamos tantos que hoy siguen la misa a través de la web, mucho más a lo mejor que los domingos en una misa (...) ya que hay un solo pan, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo porque participamos de ese único pan”.

Mar del Plata
Con sus habituales tres puntitos, monseñor Gabriel Mestre detalló: “La insistencia de comer el cuerpo y beber la sangre del Señor y el resto de la terminología nos habla de la CENTRALIDAD que el Sacramento de la Eucaristía tiene para la vida del discípulo misionero del Señor. Es el Alimento con mayúsculas para la Vida con mayúsculas. La tradición de la Iglesia ha definido de hecho esta CENTRALIDAD diciendo que la Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana”.

Mendoza
“Jesús se nos presenta como el pan de vida, no ya un maná pasajero, no ya un alimento perecedero”, indicó monseñor Marcelo Colombo. “Se trata de un alimento que sostiene nuestro andar, se trata de una compenetración muy grande de cada hombre con el mismo Dios que viene a habitarlo para hacerlo fuerte, para hacerlo grande, para hacerlo libre”, aseguró. Ver noticia completa »

Nueve de Julio
Monseñor Ariel Torrado Mosconi recordó la experiencia del pueblo dela antiguo testamento que supo aprender la enseñanza de sus tiempos de tribulación descubriendo en esas circunstancias la presencia, cercanía y actuación del Señor en sus vidas. “Especialmente recordar los consuelos y la fortaleza con que Dios nos ha revestido en los momentos de dolor, de enfermedad, de muerte de seres queridos, de fracasos y problemas. ¡Dios es nuestro compañero de camino!” afirmó. » Texto completo de la homilía

Paraná
“La solemnidad del Corpus Christi tiene una marcada dimensión eclesial. Por eso, cada año las iglesias diocesanas se reúnen en torno al sacramento de nuestra unidad que es la Eucaristía”, comenzó diciendo monseñor Juan Alberto Puiggari. “Hoy recordamos y celebramos la presencia divina de Jesús bajo las especies de pan y de vino en la Eucaristía. El mismo misterio que celebramos el jueves santo pero ahora a la luz de la resurrección”.

Posadas
Monseñor Juan Rubén Martínez recordó que, que hace varios años nos hemos dispuesto a celebrar el Corpus Christi, con la relevancia que tiene que tener esta solemnidad. En los pueblos o ciudades donde hay una sola Parroquia hemos buscado que haya un momento común de las capillas para celebrar la Misa y procesión. Este año, sin embargo, ha sido diferente como consecuencia del escenario en que nos coloca la cuarentena. Celebramos el Corpus con alegría y en alabanza.



Quilmes
Monseñor Carlos Tissera, para expresar rasgos de la solemnidad, resaltó que “la persona que se alimenta de la realidad humana de Jesús, de su cuerpo y de su sangre, entra, a través de Jesús, en la intimidad del Padre. Su existencia se transforma en pan ofrecido para la vida de todos, y sabrá reconocer el cuerpo herido de Jesús en todos los crucificados del mundo de hoy. Y recordó que “este fin de semana se realiza la Colecta Nacional de Caritas, con el lema: ‘Tu generosidad aumenta la esperanz’. La situación es dramática e inédita. Hoy más que nunca nuestros hermanos pobres necesitan que los ayudemos.”

Rafaela
Monseñor Luis Fernández celebró la misa de Corpus Christi y expresó: “Cuando nos alimentamos de la eucaristía, somos fortalecidos por esa Vida de Dios que recibimos, en su Palabra, en el amor de los hermanos, en el pobre y el enfermo que sufren y fundamentalmente en cada eucaristía, todas presencias que nos ayudan a salir de nuestras soledades y angustias que nos tocan vivir”.

Río Cuarto
“El Señor se queda con nosotros a través del pan y del vino”, aseguró monseñor Adolfo Uriona FDP, recordando la última cena. “Esta fiesta del Corpus Christi la celebramos en un contexto difícil pero nosotros la vivimos de una manera muy linda”, dijo a la comunidad. “Quien come su cuerpo y su sangre, tendrá vida eterna. Pero nosotros necesitamos la fe para creer en esa Eucaristía que nos llena el corazón”, manifestó.

Río Gallegos
Monseñor Jorge García Cuerva invitó a la comunidad a preguntarse: “¿Cómo hacemos para celebrar Corpus Christi si estoy en casa? ¡Cómo hago para celebrar el Cuerpo y Sangre de Cristo si no puedo ir a Misa? ¿Cómo poder celebrar Corpus Christi si no hay ninguna procesión?”. Y explicó: “Al recibir a Cristo en la Eucaristía, ahora con la comunión espiritual, nos tiene que hacer ser otro Cristo, es decir, al comulgar me tengo que transformar en otro Cristo, al comulgar tengo que ser aquello que recibo”.


Rosario
"Que nuestra vida sea una eucaristía, un sacrificio de amor, de entrega, de comunión, de amor a Dios y los hermanos", pidió el arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín en Corpus Christi y destacó que en la Eucaristía “aprendamos que hay otro alimento que es el pan verdadero, Cristo mismo” e invitó a preguntarse: “¿Con qué alimentamos nuestra vida? ¿Qué pan es al que aspiramos permanentemente? ¿Sobre qué sustentamos nuestra vida personal y comunitaria? ¿Tenemos la esperanza en Jesús?”. Ver noticia completa »


Salta 
“Necesitamos de la eucaristía para crecer en el don de la caridad. Que llegue al hermano que está a mi lado y es mi prójimo. Estamos celebrando el misterio del cuerpo y la sangre del Señor”, aseguró el arzobispo salteño, monseñor Mario Cargnello. Y llamó a la concordia y el perdón: “Yo no puedo quedarme solo, debo abrirme a los hermanos, pensar si tengo alguien me tiene que perdonar. Hay que crear concordia, abrir el corazón para que el espíritu me sane y me trasforme en un verdadero amador”.

San Francisco
“Leyendo esta página del Evangelio, nos damos cuenta que las palabras ‘pan’ y ‘comer’ son una metáfora. Una imagen que apunta a esa realidad. Si no dejamos a Jesucristo entrar en nuestra vida, asimilándolo como el pan que alimenta, no podremos vivir una vida verdadera. Además, con una potencia vital que es capaz de atravesar ese umbral intimidante que es la muerte, ‘El que coma de este pan vivirá para siempre’, es una desmesura. Y sin embargo, estamos acá, atraídos por Él”, sostuvo monseñor Sergio Buenanueva.

San Isidro
Monseñor Oscar Ojea invitó a reflexionar diciendo: "¿Qué nos alimentó en este tiempo difícil, en este tiempo de aislamiento?, ¿quién nos alimentó?, ¿quién nos contuvo?, ¿quién nos enseñó algo importante en este tiempo?, ¿qué aprendimos en este tiempo?, ¿qué nos dice Jesús a través de su misteriosa voluntad, viviendo este tiempo permitido por Él, querido por Él?".

San Luis
“La comunión es motivo para ser felices, porque Jesucristo me va transformando en Él”, dijo monseñor Pedro Martínez Perea. “La comunión forma en nosotros como un antídoto en contra del pecado. Justamente porque uno necesita estar fuerte comulga, y le dice a Jesús: ‘Gracias porque teniéndote a ti, tendré la vida eterna’”, agregó. 

San Martín
El obispo auxiliar de San Martín, monseñor Han Lim Moon, reflexionó: “Los que entramos en comunión profunda con Jesucristo, por esta misma comunión, formamos la comunión también entre todos los que lo recibimos”, porque “el pan que nos da la fuerza para caminar en este mundo es esta comunión profunda de amor con Jesucristo y, en Él, con los demás hermanos”. Ver noticia completa »

San Rafael
Monseñor Eduardo Maria Taussig dijo en su homilía: “El momento culminante del amor de Dios se da cuando Jesús instituye la Eucaristía. Porque Él se fue al cielo, pero quiso quedarse con nosotros, en nuestra historia, en nuestras vicisitudes. La Eucaristía es el centro, la fuente y la cumbre de toda la vida del cristiano y de la vida de la Iglesia, porque comemos un solo pan, somos un solo cuerpo, nos alimentamos de un mismo caliz, y somos parte de un mismo cuerpo de Cristo”.

Santo Tomé 
“La Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Jesús, nos conecta con aquella larga y nutrida historia de la salvación, logrando que nuestro corazón creyente pueda nuevamente encontrarse con ese Dios capaz de realizar hoy aquellas mismas proezas realizadas y retenidas en todo el 
Antiguo Testamente; liberar al pueblo de su esclavitud en Egipto, cuidarlo en medio del desierto, curarlo de sus caídas, hablarle al corazón, darles ánimo y esperanza para progresivamente llevarlos a la mejor heredad: la tierra prometida”, mencionó monseñor Gustavo Montini. » Texto completo de la homilía

Tucumán
“En cada Eucaristía Cristo, el Hijo de Dios, vuelve a entregar su cuerpo y a derramar su sangre para ofrecerse como alimento, para que nosotros tengamos vida y vida para siempre, vida eterna. Él nos regala esta vida eterna, Él nos regala esta vida para siempre, Él es ese alimento que se ofrece. Este es el pan vivo bajado del Cielo, el que se parte, se reparte se comparte y se entrega mediante su sacrificio en la cruz. En su cuerpo, en su sangre, en su carne entregada, sacrificada por nosotros, nos regala esa vida para siempre”, sostuvo monseñor Carlos Sánchez.

Zárate-Campana
Sabemos que Cristo en vida se identificó plenamente con los pobres, los que sufren, los débiles y los enfermos. Aunque no podamos recibirlo en la Eucaristía, siempre tenemos la gran oportunidad  de encontrar a Jesús en el pobre. Él mismo nos enseñó que todos los que hacemos por el más necesitados, se lo estábamos haciendo a Él mismo”, dijo monseñor Pedro Laxague, y animó a la comunidad a colaborar con la colecta de Cáritas.+