Jueves 1 de diciembre de 2022

Los miembros de Endepa Región Sur tuvieron su Encuentro Regional de Espiritualidad

  • 1 de junio, 2022
  • Chimpay (Río Negro) (AICA)
Con sede en Chimpay, cuna del beato Ceferino Namuncurá, los días 21 y 22 de mayo se llevó a cabo el Encuentro Regional de Espiritualidad de Endepa Sur.
Doná a AICA.org

En concordancia con el programa de actividades 2022 del Equipo Nacional de Pastoral Aborigen, los días 21 y 22 de mayo se llevó a cabo en la ciudad rionegrina de Chimpay, el primer Encuentro Regional de Espiritualidad de Endepa Sur.

Los participantes comenzaron a llegar en la noche del viernes, para participar del encuentro, que contó con la presencia de miembros de los equipos diocesanos de pastoral provenientes de Trelew, de la prelatura de Esquel, de Neuquén, de Victorica (La Pampa), de Viedma, Belisle y Villa Regina. Llegada de Loncopué, la hermana Ana Siufi, acompañó el encuentro y animó el momento central, acentuando la riqueza que ofrece el vivir la eco-espiritualidad.

Las actividades comenzaron en la mañana del sábado con una celebración animada por el Equipo diocesano de Trelew. En ella se fue construyendo el altarcito que acompañó a los presentes durante los momentos reflexivos y celebrativos del encuentro.

Seguidamente la hermana Ana Siufi realizó una presentación sobre la eco-espiritualidad, en la que se destacaron los valores, las actitudes y comportamientos que ayudan a vivir la espiritualidad en comunión con los seres vivos del planeta, superando la tentación del consumismo y de sentirnos dueños de todo, de la naturaleza y de toda creatura.

Después de la reflexión, la religiosa invitó a un momento de silencio y de lectura de textos que acercaban a la eco-espiritualidad. Con el inicio de la reflexión personal, los presentes pudieron recorrer el mismo territorio en el que Ceferino vivió, jugó, caminó y compartió con la rica naturaleza del lugar. Los participantes se sintieron peregrinos en Chimpay.

La puesta en común de la reflexión fue rica, profunda y se trasformó en celebración.

Después del descanso y de un almuerzo preparado por los colaboradores locales, el Edipa de La Pampa animó didáctica y espiritualmente el segundo momento de reflexión, que se centró en la solidaridad con los hermanos excluidos y doloridos. 

Como íconos de ese momento, ofrecieron las imágenes del Samaritano, de Ceferino y de la Laudato si’. También invitaron a celebrar y escenificar la reflexión, acompañados por la oración, que exhortó tanto a ser sensibles como a la eco-espiritualidad que abarca el sufrimiento de las personas más vulnerables de nuestra sociedad. 

La eco-espiritualidad, concluyeron, se debe vivir con la mente y el corazón, abarca tanto la biodiversidad natural como la humanidad sufriente; debe ser una ecología integral.

Por la noche se desarrolló el fogón artístico y festivo animado por el Edipa de la prelatura de Esquel, con bailes, karaoke, juego de la escoba, cantos y mucha diversión.

Luego del desayuno del domingo, en el salón de los peregrinos y animados por Edipa de Neuquén, los presentes organizaron el guión de la Eucaristía y se distribuyeron responsabilidades a varios de los integrantes de encuentro. La misa dio inicio a las 11 y contó con la presencia de fieles de la parroquia de Chimpay y algunos peregrinos.

En la Eucaristía se acentuó la importancia de la Pastoral Aborigen en la Iglesia y entre los pueblos originarios. Los testimonios fueron muy impactantes y ayudaron a visibilizar la presencia y actitud de la Iglesia entre los pueblos originarios. También Ceferino, discípulo misionero, estuvo presente como ícono de la biodiversidad e interculturalidad; porque como dice el lema del encuentro: “nuestra espiritualidad, es vida para más vida”.+