Sábado 18 de septiembre de 2021

Los fieles de todo el mundo rezan hoy por la paz en Tierra Santa y Myanmar

  • 8 de junio, 2021
  • Roma (Italia) (AICA)
Alentados por el Papa los fieles de todo el mundo participan hoy de la iniciativa de oración "Un minuto por la paz", dedicada este año a orar por la paz en Tierra Santa y Myanmar.
Doná a AICA.org

La Acción Católica Internacional invita a participar hoy de la iniciativa “Un minuto por la paz”, una propuesta simple, masiva, testimonial para ofrecer la oración y asumirnos como promotores de paz, según explicó la institución en un comunicado. En esta ocasión, pidiendo especialmente por la paz en Jerusalén, entre israelíes y palestinos, y en Myanmar, junto a tantos otros pueblos del planeta que atraviesan situaciones de violencia”.

“El 8 de junio a las 13, la Acción Católica Internacional invita a dedicar un minuto por la paz, cada uno según su propia tradición religiosa. Rezamos en particular por Tierra Santa y Myanmar”, dijo el Santo Padre luego del rezo del Ángelus el domingo pasado en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, uniéndose a la iniciativa.

En Tierra Santa el conflicto bélico entre Israel y el grupo terrorista palestino Hamás se agudizó en mayo. Es considerado el peor que ha habido desde 2014.

En Myanmar, diversas zonas están siendo gravemente afectadas por los enfrentamientos entre el ejército nacional y los grupos de resistencia, los cuales no cesan desde el golpe militar del 1 de febrero de 2021.

La propuesta es que a la 13 “cada persona detenga sus actividades cotidianas, y dedique un minuto a reflexionar, a rezar y a comprometerse por la paz en todo el mundo, cada uno según su propia tradición. En el lugar donde esté, solo o acompañado, en las circunstancias especiales que atravesamos en estos días de pandemia”.

“Un minuto por la paz” nació en 2014 con motivo del histórico encuentro entre el papa Francisco y los presidentes de Israel y Palestina, en los jardines del Vaticano, “como signo de esperanza que hoy sigue reclamando acuerdos de paz”, indica una nota de la Acción Católica en Argentina.

En la Argentina la iniciativa cuenta con la colaboración de la Comisión Nacional de Justicia y Paz (CEA), el Departamento de Laicos (DEPLAI-CEA), y con la Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones (CEERJIR), entre otras asociaciones nacionales e internacionales.

Otra iglesia católica en Myanmar sufre daños por bombardeo
En la solemnidad de Corpus Christi, la iglesia católica de María Reina de la Paz en Daw Ngan Kha, estado de Kayah (Myanmar), fue víctima de un ataque por parte del ejército. Medios locales informan que no hubo víctimas ni heridos.

Desde el 1 de febrero, ocurren en Myanmar enfrentamientos sangrientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes que protestan por el golpe de Estado militar que derrocó a la dirigente Aung San Suu Kyi.

El sacerdote de la diócesis de Loikaw, padre Paul Tinreh, indicó a la agencia Fides que no se registraron víctimas por el ataque, aunque la iglesia sí ha sufrido daños, y lamentó que otros edificios de la zona también se han visto afectados por el bombardeo indiscriminado del 6 de junio.

“Desde que el estado de Kayah se convirtió en una zona de guerra, ningún lugar es seguro”, indicó el sacerdote local, padre Francis Soe Naing.

El padre Wilbert Mireh, un sacerdote jesuita de la zona, indicó a Fides que se ha apelado a los militares “para que no ataquen las iglesias porque muchas personas, especialmente las más vulnerables, se refugian en ellas. Pero el llamamiento ha caído en saco roto”.

“Una de las razones por las que atacan a la Iglesia Católica es que, en colaboración con muchos donantes, la Iglesia Católica ha tomado iniciativas de ayuda para más de un tercio de la población total del estado de Kayah (más de 300 mil personas) que se han visto desplazadas por la fuerza debido a los ataques indiscriminados del régimen militar”, agregó.

Fides indicó que cerca de la iglesia bombardeada viven alrededor de 800 familias católicas, que son asistidas por “3 sacerdotes, 2 hermanos religiosos, 4 monjas, 1 catequista y 15 asistentes pastorales voluntarios”.+