Domingo 24 de octubre de 2021

La Iglesia en Zárate-Campana agradeció el ministerio de Benedicto XVI

  • 25 de febrero, 2013
  • Campana (Buenos Aires) (AICA)
Los fieles católicos de la diócesis de Zárate-Campana celebraron este sábado 23 de febrero una misa de acción de gracias a Dios por el servicio prestado por el papa Benedicto XVI. En su homilía, el obispo diocesano, monseñor Oscar Sarlinga, invitó a contemplar "la mirada de Jesús Transfigurado", para dejar "que Él pose su mano en nuestro corazón" y reencontrar en la vida el perdón y la "consolante renovación" de la vocación y misión. El prelado también llamó a atender el sentido paternal y "martiriológico" de su pontificado y la "fuerza impulsora" del Año de la Fe convocado por el Vicario de Cristo.
Doná a AICA.org
Los fieles católicos de la diócesis de Zárate-Campana, ubicada en el nordeste bonaerense, celebraron este sábado 23 de febrero una misa de acción de gracias a Dios por el servicio prestado por el papa Benedicto XVI en sus casi 8 años de pontificado, y se hizo eco de la festividad de la Cátedra de san Pedro, que la Iglesia recordó el viernes 22.

La Eucaristía se celebró en la catedral de Santa Florentina, en la ciudad de Campana, y fue presidida por el obispo diocesano, monseñor Oscar Sarlinga, acompañado del vicario general, monseñor Ariel Pérez, y otros sacerdotes de la curia local.

Según expresó el obispo, la celebración sirvió para confiar a Jesús, presente en la Eucaristía, la protección del actual pontífice, y rezar también por un santo sucesor.

En su homilía, monseñor Sarlinga invitó a contemplar "la mirada de Jesús Transfigurado", para dejar "que Él pose su mano en nuestro corazón" y reencontrar en la vida el perdón y la "consolante renovación" de la vocación y misión.

Esa misma "mirada que renueva", adujo el obispo, acompañó a cada momento la renovación del obispo de Roma y Sucesor de Pedro. De esta manera, recorrió la biografía del actual papa, desde que fue creado cardenal por el Pablo VI, llevado a Roma como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe por el beato Juan Pablo II y, finalmente, electo papa.

"Todas las personas de buena voluntad pueden testimoniar cómo el Papa habló y obró, presidiendo en la caridad y en la comunión de la Iglesia, la voz de Cristo que reúne todas las aguas del mundo, lleva en sí todas las aguas vivas que dan vida al mundo", afirmó.

El prelado también llamó a atender el sentido paternal del pontificado de Benedicto XVI y el "sentido martiriológico", "que no es otra cosa sino el supremo testimonio, hasta dar la vida en el primado, la ?presidencia del servir? como Siervo de los siervos de Dios".

Monseñor Sarlinga también reconoció "la fuerza impulsora" que tiene el Año de la Fe, esta convocatoria del Papa que comenzó el 11 de octubre del 2012 y culminará el 24 de noviembre del corriente año, y su correlación con el Concilio Vaticano II. "Pareciera el Papa habernos lanzado ?mar adentro? a penetrar verdaderamente en el Concilio Vaticano II, para que, con la fuerza del Espíritu Santo, sea renovada la Iglesia en la verdad y la caridad", dijo.

El prelado invitó a los fieles a "dejarse purificar por Dios" para "florecer". Lo hizo tomando un fresco de santa Florentina, que se encuentra en la catedral de Campana y que representa en un sector un lirio blanco, acompañado del lema "floreces como un lirio". "Tomémoslo como una imagen que nos mueva a orar y a confiar, sin reservas", expresó.

Finalmente, monseñor Sarlinga elevó una plegaria junto a la asamblea presente: "Que reflorezca también la Iglesia con renovada juventud, con renovadas fuerzas, dispuesta al testimonio de Cristo. Que, con humildad y fortaleza, florezca el Pastor como un blanco lirio, para alegría y belleza del jardín de Dios, para servir a la Iglesia".+

Texto completo de la homilía