Sábado 15 de mayo de 2021

Han Lim Moon: Los secretos para dar "fruto abundante"

  • 1 de mayo, 2021
  • Venado Tuerto (Santa Fe) (AICA)
El obispo coadjutor de Venado Tuerto predicó como habitualmente en el quinto domingo de Pascua. Dejó una advertencia, un fundamento y dos secretos para dar "fruto abundante".
Doná a AICA.org

Para la reflexión del quinto domingo de Pascua, este 2 de mayo, el obispo coadjutor de Venado Tuerto, monseñor Han Lim Moon, brindó consejos para cuidar de los cercanos, “una advertencia y un fundamento para dar mucho fruto”.

Poniendo como ejemplo el deseo de Jesús en el Evangelio, monseñor Moon dijo que “para que participemos con entusiasmo en su gloria, Jesús hoy nos señala una advertencia, un fundamento y dos secretos importantes”.

“Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí… porque separados de mí nada pueden hacer”, dijo Jesús. Esta advertencia tiene que ver con que solo de su mano podremos alcanzar la gloria junto al Padre.

El fundamento es que “el que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto”, es decir, “la comunión perseverante”, que se logra por medio de la fe en Él, explicó el prelado. En una palabra, “sólo cuando se da una fluida comunicación con Él, recibiendo la savia de su gracia, produciremos mucho fruto”.

Seguidamente, hizo referencia a los “dos secretos”. En primer lugar, mencionó “la poda”: “cortar las ramas secundarias, para que toda la fuerza de la savia se concentre en las principales para producir frutos buenos y abundantes”. En nuestra vida esto es “abstenernos de los intereses secundarios”, y concentrar nuestras energías “en el anuncio de la Buena Noticia del amor de Dios”.

El segundo secreto tiene que ver con “la oración de intercesión al Padre”; es decir, “si estamos en plena comunión con Jesús y le agradamos cumpliendo su mandamiento de amor, sólo por interceder con fe, el Señor nos promete que realizará grandes maravillas para dar frutos de amor a su debido tiempo”.

Monseñor Moon animó así a la comunidad de Venado Tuerto a poner en práctica estos consejos: “¡Es impensable vivir separados de nuestro Señor!”, exclamó al concluir, afirmando que junto a Jesús “¡seremos muy felices dando frutos abundantes para la gloria de Dios Padre!”.+