Jueves 26 de mayo de 2022

Francisco: "¡Viva la Virgen de Guadalupe!"

  • 12 de diciembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Al finalizar el rezo del Ángelus, ante una plaza colmada de fieles latinoamericanos, el papa Francisco hizo mención especial a la Virgen de Guadalupe en su día.
Doná a AICA.org

En el día en que la Iglesia celebra a Nuestra Señora de Guadalupe, la plaza de San Pedro se llenó de colorido con un gran número de fieles latinoamericanos que se acercaron a compartir el rezo del Ángelus con el Santo Padre y ofrecieron un rosario a la Patrona de América.

“¡Cuántas banderas de países americanos!” exclamó el Papa Francisco al dirigirse en español a los cientos de fieles y peregrinos reunidos en la plaza desde la mañana para rezar el Rosario en honor de la Virgen de Guadalupe. El Papa felicitó por ese gesto que ha “unido a quienes desde Alaska hasta la Patagonia” festejan a “la Morenita” cada 12 de diciembre. 

El Pontífice afirmó que la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego nos enseñan a “caminar juntos, desde las periferias hasta el centro”, en comunión con los obispos, para “ser Buena Noticia para todos”.

“Dios, que es comunión, animará la conversión y la renovación de la Iglesia y de la sociedad que tanto necesitamos en las Américas", aseguró, advirtiendo sobre la triste situación de muchos países americanos, y también sobre las necesidades del mundo. 

Asimismo, recordó que con estos actos de “fe y de testimonio público”, como el demostrado hoy en Roma, se comienza a preparar el Jubileo Guadalupano de 2031 y el Jubileo de la Redención de 2033.  Y concluyó su alocución con un fuerte: "¡Viva la Virgen de Guadalupe!"

Una serenata para la Patrona de América
Con vestidos típicos, flores y mucho colorido, los fieles animaron desde muy temprano el rezo de la oración mariana con motivo de la fiesta dedicada a la Santísima Virgen que apareció en México en 1531. La iniciativa fue impulsada por la Pontificia Comisión para América Latina.

Una procesión con la imagen de “la Morenita” abrió la celebración que fue animada por un grupo de mariachis mexicanos que junto con bailarines que presentaron danzas típicas fueron el preámbulo de la fiesta guadalupana en el Vaticano. Tal como anunció el secretario de la CAL, Rodrigo Guerra, la plaza fue “tomada” para dar un “testimonio público de la fe” en toda América.

Durante la celebración, se pudo ver en las pantallas gigantes colocadas en la plaza, un video con las imágenes de los cuatro Papas, desde Pablo VI hasta Francisco, que visitaron a Nuestra Señora de Guadalupe en su santuario. Luego de testimonios y cantos, el rezo del rosario a la Virgen de Guadalupe, en el que se pidió por los más débiles y vulnerables del continente, por los descartados, los migrantes, por las comunidades indígenas y por la protección de la Creación. También por superar las consecuencias de la pandemia y por la dignidad de todas las personas: niños, jóvenes, mujeres y hombres de América y del mundo.

Al concluir el rezo del rosario, el cardenal Marc Ouellet, presidente de la CAL, agradeció la presencia numerosa de fieles y esta fiesta de fe latinoamericana en Roma. Con una oración, que luego fue entregada a los presentes, el purpurado invitó a todos a consagrarse a la Santa Virgen de Guadalupe y confiar sus vidas a Ella, que "nos conducirá con amor y paciencia hasta su Hijo".

Este año no se realizó a tradicional misa en la fiesta de la Virgen de Guadalupe, porque su festividad coincidió con el domingo, en este caso el tercer domingo de Adviento. Por ello, los obispos, incluido el Papa, son libres de darle precedencia al “día del Señor” por encima de las demás fiestas y devociones y advocaciones particulares. Sin embargo, el Papa acogió con alegría la iniciativa de la CAL de celebrar un momento de oración devota y agradecida a la Virgen de Guadalupe.+