Jueves 19 de mayo de 2022

Francisco recuerda al sacerdote salesiano que lo bautizó

  • 8 de noviembre, 2021
  • Roma (Italia) (AICA)
Prefacio del Papa al libro "Yo hice al Papa cristiano", biografía del padre Enrico Pozzoli, sacerdote salesiano que en Buenos Aires en 1936 bautizó a Jorge Mario Bergoglio.
Doná a AICA.org

El papa Francisco recuerda al sacerdote que lo bautizó en Buenos Aires, en 1936, en el Prefacio del libro "Yo hice al Papa cristiano", biografía del sacerdote salesiano Enrico Pozzoli, escrita por Ferruccio Pallavera y publicada por la Libreria Editrice Vaticana.

El libro se presentará el 10 de noviembre, en Asti, en presencia de monseñor Marco Prastaro y en los próximos días en varias ciudades italianas.

Francisco recuerda con respeto y cariño al sacerdote que lo bautizó y siguió su vocación hasta el noviciado.

El pontífice destaca que al padre Pozzoli "acudían todos los que tenían un problema particular, con la certeza de que haría cualquier cosa para ayudar y la gente también acudía a él cuando necesitaba consejo".

"El Padre Pozzoli -recuerda Francisco- tenía sentido de la realidad. Y cuando ocurría algo inusual, tenía una forma especial de expresarse. Se llevaba la mano a la parte superior de la cabeza y se rascaba con los cinco dedos, diciendo: "¡canastos...!". Este fue su único gesto de impaciencia. Era un hombre de gran sentido común, que lo demostraba en los numerosos consejos que daba a la gente. Por eso era muy apreciado por todos".

El papa destaca que el sacerdote "pasaba horas y horas en el confesionario y con el paso de los años se convirtió en un punto de referencia para todos los salesianos de Buenos Aires y de las comunidades vecinas. Hizo lo mismo con muchos sacerdotes diocesanos. También iba periódicamente a confesar a las Hermanas de María Auxiliadora. Fue realmente un gran confesor".

Francisco relata que "tras decidir ser sacerdote" fue al padre Pozzoli "la primera persona a la que contó su decisión de entrar en el seminario. Sabía que él me entendería más que mi madre. De hecho, se entusiasmó de inmediato. Mi madre no tuvo la misma reacción. Me dijo que tendría que pensar mucho antes de tomar esa decisión, que sería mejor para mí terminar la universidad y graduarme".

También recuerda el pontífice cuando en agosto de 1957 tuvo un grave problema de salud. "Empecé a sentir punzadas en mi pulmón derecho. El dolor no se detuvo. Mi salud se derrumbó, me llevaron urgentemente al hospital, estaba muy débil, hasta el punto de no poder ponerme de pie, me pusieron en una camilla". Corría el riesgo de morir de una infección pulmonar, le extirparon la parte superior del pulmón derecho.

"Cuando le dije al padre Pozzoli, que tenía la intención de hacerme jesuita, el padre Pozzoli compartió mi decisión y no me propuso que me uniera a los salesianos en lugar de a la Compañía de Jesús. Siempre respetó mi elección, no era el tipo de sacerdote que hacía prosélitos. Preguntó y me dijo que los jesuitas me recibirían en su seminario en marzo y me aconsejó recuperarme de la operación primero".

La biografía del maestro de la fe Don Enrico Pozzoli, escrita por Ferruccio Pallavera y publicada por la Libreria Editrice Vaticana, se presentará el 10 de noviembre, en Asti, en presencia de monseñor Marco Prastaro. 

El segundo acto se celebrará en Roma el 12 de noviembre en la Universidad Pontificia Urbaniana, a las 18.30. Estarán presentes el cardenal Luis Antonio Tagle, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos; el ministro de Defensa, Lorenzo Guerini y el padre Ángel Fernández Artime, Rector Mayor de los Salesianos. 

El 14 de noviembre habrá un traslado a Lombardía: la presentación, a las 15 horas, será en presencia del cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, en la iglesia parroquial de Senna Lodigiana. 

La última cita será dos días después en Lodi, en el Palacio Episcopal, donde a las 20.45 horas estarán el obispo de la ciudad Marizio Malvestiti y el director de L'osservatore Romano Andrea Monda. +