Domingo 26 de mayo de 2024

Francisco: 'Los monumentos históricos son lecciones de vida, más que piezas de museo

  • 13 de abril, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
A los miembros del Grupo Español de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, les recordó que las personas construyen sus ciudades y culturas mezclando la fe en Dios con sus situaciones históricas.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco recibió este sábado en audiencia a miembros del Grupo Español de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, creado en 1993 para defender el patrimonio histórico y cultural de sus ciudades.

“Creo que nuestro interés por el patrimonio no puede quedarse en el ámbito artístico-cultural, sino que debe tener una perspectiva más amplia, abrazando la integridad de quien recibe este legado y de las personas que nos lo transmitieron", dijoel pontífice a los miembros del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad, a quienes entregó el texto escrito de su discurso.

Al dar la bienvenida a los representantes de varias ciudades españolas en el Estado de la Ciudad del Vaticano, el Papa dijo que el Estado más pequeño del mundo conserva un rico patrimonio, al igual que las ciudades de las que sirven como guardianes.

En sus declaraciones preparadas, señaló que el deseo de la humanidad de proteger su patrimonio cultural debe abarcar tanto el campo artístico-cultural como la “integridad de quien recibe este legado y de los pueblos que nos lo han transmitido”.

"Las situaciones históricas, con sus luces y sombras", dijo, "nos hablan de hombres y mujeres reales, de sentimientos genuinos, que deberían ser lecciones de vida para nosotros, más que piezas de museo".

Aprendiendo lecciones del pasado
Francisco oró para que Dios ayude a los guardianes del patrimonio cultural de las ciudades españolas a transmitir su belleza y la “fe, esperanza y caridad de su pueblo”.

“Son los sufrimientos y las aspiraciones de las personas que a lo largo del tiempo han construido sus ciudades, la mezcla de culturas y civilizaciones que se han sucedido en ellas y, naturalmente, su fe en Dios, lo que hace que sus corazones latan con pasión”, afirmó.

Las ciudades y sus monumentos culturales invitan tanto a residentes como a visitantes a reflexionar sobre la fuerza y la prudencia de quienes las construyeron.

“Que se sientan interpelados por la lección de justicia y templanza que encierra cada situación histórica”, dijo el Obispo de Roma.

Luchando hacia el futuro
En lugar de dejar el pasado encerrado en un museo, el patrimonio de las ciudades debería ayudar a las personas de hoy a construir un futuro mejor.

“Hablaremos así de pueblos, de personas, de una historia que no sólo se contempla, sino que se realiza, con un ojo en el pasado y el otro en el futuro, para tener siempre las manos en el presente que nos interroga cada día".+