Miércoles 29 de mayo de 2024

Francisco envió bendiciones 'de unidad y de paz' al presidente Xi Jinping

  • 1 de septiembre, 2023
  • Ulán Bator (Mongolia) (AICA)
Lo expresa en el telegrama enviado al sobrevolar el espacio aéreo chino. Hubo otros mensajes a Croacia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Montenegro, Bulgaria, Turquía, Georgia, Azerbaiyán y Kazajistán.
Doná a AICA.org

Como es tradición, el Papa Francisco envió telegramas a los jefes de Estado de los once países que sobrevoló, empezando por la propia Italia, y siguiendo por Croacia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Montenegro, Bulgaria, Turquía, Georgia, Azerbaiyán, Kazajistán y China.

A la salida del aeropuerto internacional Leonardo da Vinci de Fiumicino, en la gran Roma, Francisco envió un telegrama al presidente de Italia, Sergio Mattarella, diciéndole que estaba a punto de "dejar Italia para realizar la primera visita de un obispo de Roma a Mongolia, para encontrarse con ese noble pueblo y con una pequeña pero viva comunidad católica". El saludo al pueblo italiano iba acompañado de "los mejores deseos de un fecundo compromiso por el bien común y una plegaria a Dios, para que sostenga a cuantos trabajan en iniciativas de solidaridad".

Los otros telegramas fueron dirigidos en inglés, el primero al presidente de la República de Croacia, Zoran Milanovic. Francisco recordó con alegría la reciente visita de este jefe de Estado al Vaticano, y aprovechó la ocasión para invocar bendiciones sobre la nación croata, rogando a Dios que conceda "sus dones de paz y alegría".

Asimismo, mientras sobrevolaba el espacio aéreo de Bosnia-Herzegovina de camino a Mongolia, Francisco se dirigió al presidente Zeljko Komsic: le aseguró oraciones e invocó una bendición de "unidad, fraternidad y concordia" sobre el país.

En cuanto al mensaje dirigido al presidente de la República de Serbia, Aleksandar Vucic, el Papa les envió, por emedio de él, saludos a los ciudadanos del país, "con la seguridad de mis oraciones por la paz y la unidad de la nación". También le aseguró al presidente de Montenegro, Jakov Milatovic, sus "oraciones por la paz y el bienestar de la nación".

Al surcar el cielo búlgaro, Francisco saludó al presidente, Rumen Radev, y escribió que reza "para que Dios Todopoderoso" bendiga a todos con "sus dones de unidad, alegría y paz". 

En cuanto al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, el Papa envió sus saludos, asegurando al pueblo del país sus oraciones e invocando "las bendiciones divinas de la armonía fraterna y de la paz". Luego, sobrevolando Georgia, Francisco saludó a la presidenta del país, Salomé Zurabishvili, y a toda la población, invocando a Dios para que conceda "a cada uno de vosotros sus dones de unidad y concordia".

Sobrevolando la República de Azerbaiyán, el Papa se comunicó con el presidente Ilham Aliyev, diciendo que rezaba "para que la nación sea bendecida con la fraternidad y la paz". Por otra parte,al presidente de Kazajstán, Kassym-Jomart Tokayev, le envió sus oraciones "para que el Todopoderoso conceda abundantes bendiciones a la nación".

Por último, antes de llegar a Mongolia, el Papa envió un telegrama a Xi Jinping, presidente de China: "Asegurándole mis oraciones por el bienestar de la nación, invoco sobre usted todas las bendiciones divinas de unidad y paz".

La respuesta de Pekín
En respuesta al telegrama enviado por el Santo Padre al presidente de China, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, expresó, en una intervención de su briefing diario, que el país quiere "reforzar la confianza mutua" con el Vaticano.

La nación, expresó el vocero, "está dispuesta a seguir trabajando" para entablar un diálogo constructivo, mejorar el entendimiento, fortalecer la confianza mutua.+