Jueves 23 de septiembre de 2021

Francisco: El cristiano hace el bien hoy, no es un hombre del mañana eterno

  • 22 de marzo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa reflexionó sobre la fe y el valor del tiempo, para ser vivido en el presente con la concreción del servicio, al recibir hoy a la comunidad del Pontificio Colegio Filipino.
Doná a AICA.org

El papa Francisco recibió esta mañana a la comunidad del Pontificio Colegio Filipino, en el año que el país asiático está celebrando los quinientos años del primer anuncio de la fe, que el próximo 31 de marzo recordará la primera misa celebrada en 1561 y finalmente el aniversario del Pontificio Colegio Filipino Nuestra Señora de la Paz y Buen Viaje, fundado hace exactamente 60 años por San Juan XXIII. 

Una institución -subrayó Francisco- que dio “a muchos seminaristas y sacerdotes la posibilidad de crecer como sacerdotes según el corazón de Cristo para el servicio del Pueblo de Dios en Filipinas”.

Recurrencias que son, para el Papa, ocasiones de reflexión en el tiempo para poder decir “gracias” al Señor por su presencia y mirar hacia adelante con “mirada profética”.

El presente es el momento en el que Dios llama, no ayer, no mañana; estamos llamados a vivir hoy, incluidas sus contradicciones, sufrimientos y miserias, que no hay que rehuir ni evitar, sino aceptar y amar como oportunidades que el Señor nos ofrece para estar más íntimamente unidos a él, incluso en la cruz.

El álbum familiar
Mirar hacia atrás, “caminar en la memoria, caminar tras las huellas de los que nos precedieron” significa, explicó el Papa, volver al origen con sentimientos de “gratitud” y “asombro”.

Cada aniversario da la oportunidad de hojear el “álbum familiar” y recordar de dónde venimos, qué fe vivida y qué testimonios evangélicos nos permitieron ser lo que somos. "Un cristianismo sin memoria es una enciclopedia, no es vida".

El pasado es párroco, abuela, padres que encendieron el amor por Jesús y por los sacerdotes, es el momento del “sí” a la llamada o al día de la ordenación. Es allí donde debemos volver “para corregir, animar, revivir y revivir” y sobre todo, subrayó Francisco, para redescubrir que el Señor nos tomó de la mano incluso cuando no nos dimos cuenta.

"Cuando te sientas cansado y desanimado, abatido por alguna prueba o fracaso, mira hacia atrás en tu historia, no para escapar a un pasado “ideal”, sino para recuperar el impulso y la emoción del “primer amor”, sugirió Francisco a los seminaristas.

La escuela de la esperanza
De la solidez de la fe a la mirada al futuro, destacó el Papa, es “una escuela de esperanza”, pero advirtió: “El pasado no debe ser un retiro íntimo, es necesario luchar contra la tentación de huir. Adelante, con la mirada al pasado siempre y cuando no dejemos de vivir nuestro presente en paz”. 

Francisco también conoce las penurias del seminario, las dificultades del futuro, pero los exhortó a alejarse del “misticismo de las quejas” para no dejarnos ir “al laberinto de las insatisfacciones” y “dolores” que son el comienzo de una grave enfermedad: la amargura del alma”, dijo el pontífice.

“Queridos sacerdotes -pero también puede ser válido para consagrados y laicos- no sean hombres del mañana eterno, que siempre avanzan, en una hipotética condición ideal -la mala utopía- el momento oportuno y decisivo para hacer algo bueno; y no vivas en una perenne condición de “apnea”, limitándote a soportar el presente y esperar a que pase”, les aconsejó el Papa más adelante.

Futuro significa asumir “una mirada profética”, partiendo de lo que hay que convertirse en “instrumento dócil en manos de Dios”, madurando la vocación.

500 años de cristianismo en Filipinas: la fe es un regalo
Estamos llamados a vivir ahora en “un camino de conversión y santificación”, en un “tiempo de concreción”, de hecho, para los del seminario, es un tiempo de estudio y formación. Sin remordimientos -es la recomendación- para las parroquias de las que se viene o se deja ir a sueños de futuras asignaciones de prestigio, la vocación es amar la comunidad en la que se vive, “servir a los hermanos, añadió el Papa, que Dios te puso a tu lado, para aprovechar las oportunidades de formación pastoral que se te brindan. Se trata, dijo, de ser serio y diligente en el estudio”.

Conocer el pasado, proyectar hacia el futuro, vivir mejor el presente, un tiempo oportuno para la formación y la santificación, acogiendo las oportunidades que el Señor te da para seguirlo y configurarle tu vida, aunque estés lejos de tu amada Filipinas, es el consejo del pontífice.

En conclusión, el papa Francisco hace suyo el mensaje de San Juan XXIII a la primera comunidad del Colegio Filipino, invitándonos a ser, una vez de regreso al país asiático, “heraldos elegidos de la verdad”, criados por la fe, la cultura y un ambiente fraterno”.+