Miércoles 29 de junio de 2022

Francisco anima a adolescentes genoveses a conservar el don de la Confirmación

  • 21 de mayo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En un breve encuentro con el grupo que había recibido la Confirmación, el Papa les recordó que ese sacramento prepara para convertirse en buenas personas, buenos ciudadanos, buenos cristianos.
Doná a AICA.org

En una soleada mañana primaveral el Piazzale Santa Marta se vio repleto de 1.000 adolescentes de la arquidiócesis de Génova que, vestidos con sombreros rojos y en un clima de fiesta, llegaron en peregrinación a la Ciudad Eterna, donde tuvieron la alegría de compartir unos minutos con el papa Francisco, quien les dirigió un saludo.

El arzobispo dijo que ustedes son confirmandos y confirmados, afirmó el pontífice, y les pidió: “¡Los que haya hecho la Confirmación levanten la mano!”.

El Papa les indicó que “con la fuerza de la Confirmación, se sigue adelante en la vida, se sigue adelante no solo en la Iglesia, sino en la propia vida de cada uno de nosotros porque la Confirmación nos prepara para convertirnos en buenas personas, buenos ciudadanos, buenos cristianos y adelante con esto”.

Francisco compartió una palabra que le vino a la mente: “conservar” y mencionó la necesidad de conservar el don de la Confirmación.

Al preguntarse cómo se conserva, el Papa les explicó que, primero que nada, con la oración, “pidiendo que nos dé la fuerza de seguir adelante”.

"Y rezar siempre -añadió- porque el Señor dijo que, si tú pides, te daré. Pero a veces nosotros no pedimos. Nos olvidamos de pedir, de rezar, y nosotros sabemos que 'el que llora no mama', ¡lo sabemos bien!".

"De este modo -prosiguió- debemos rezar e insistir para que el Señor nos escuche y nos dé la fuerza de seguir adelante".

El segundo concepto que el Papa transmitió a los jóvenes fue el de la amistad entre ellos, “porque en la Iglesia, nosotros no somos solo yo, solo la Iglesia, solo yo y Dios, no; somos todos nosotros, en comunidad. Este lindo paseo que están haciendo, esta es una cosa que los ayudará a seguir adelante”.

"Valentía y adelante -les reiteró el pontífice-, es decir, oración y comunidad, vida comunitaria".

Por último, el Papa les enfatizó la necesidad del darse, cada uno a su propia comunidad, al otro: “Ser generosos siempre, ayudar a los demás y vivir en comunidad. Oración, seguir adelante en comunidad, comunidad y generosidad. ¿Entendido?”, preguntó a los jóvenes, quienes le respondieron que sí.

Antes de impartirles la bendición, rezaron a la Virgen María.+