Jueves 2 de febrero de 2023

El Papa lloró por Ucrania a los pies de la Inmaculada

  • 8 de diciembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"Hubiera querido traer la ofrenda de paz en su nombre", expresó el pontífice, conmovido durante su tradicional ofrenda floral a la Virgen en la Plaza de España.
Doná a AICA.org

“Virgen Inmaculada, hoy me hubiera gustado traerte la acción de gracias del pueblo ucraniano por la paz que desde hace mucho tiempo pedimos al Señor. En cambio, vengo a traerte la súplica de los niños, ancianos, padres y madres que están sufriendo las consecuencias de la guerra", expresó conmovido el papa Francisco frente a la Inmaculada de la Plaza de España, después de dos años de interrupción de este gesto a causa de la pandemia. Este 8 de diciembre, el Santo Padre ha vuelto a rendir “homenaje público” a la imagen de la Virgen María Inmaculada.

"Las flores, puestas a tus pies por muchas realidades de la ciudad, expresan el amor y la devoción por ti, que velas por todos nosotros. Y también ves y acoges esas flores invisibles que son muchas invocaciones, muchas súplicas silenciosas, a veces sofocadas, escondidas, pero no para ti que eres Madre", comenzó la oración del Papa.

"Hoy vuelvo junto a ti, y te traigo las gracias y las súplicas de todos tus hijos, los cercanos y los de lejos. Desde el Cielo en el que Dios te ha acogido, ves las cosas terrenales mucho mejor que nosotros; pero como Madre escuchas nuestras invocaciones para presentarlas a tu Hijo, a su Corazón lleno de misericordia”.

“Ante todo, te traigo el amor filial de innumerables hombres y mujeres, no solo cristianos, que te brinda el mayor agradecimiento por tu belleza, toda gracia y humildad: porque en medio de tantas nubes tenebrosas eres signo de esperanza y consuelo".

Las lágrimas del Papa
El Papa prosiguió su plegaria con la voz quebrada y visiblemente compungido: "Virgen Inmaculada, hoy me hubiera gustado traerte la acción de gracias del pueblo ucraniano por la paz que desde hace mucho tiempo pedimos al Señor. En cambio, todavía tengo que presentarte la súplica de los niños, de los ancianos, de los padres y madres, de los jóvenes de esa tierra atormentada. Pero en realidad, todos sabemos que estás con ellos y con todos sus sufrimientos, como lo estabas en la cruz de tu Hijo", expresó entre lágrimas Francisco.

“Te traigo las inquietudes de las familias, padres y madres que muchas veces luchan para llegar a fin de mes en el hogar, y se enfrentan día a día a pequeños y grandes retos para salir adelante". En particular, el Papa encomendó a los matrimonios jóvenes, para que mirándote a vos y a san José vayan valientemente hacia la vida, confiados en la Providencia de Dios"

También, el Santo Padre puso a los pies de la Virgen "los sueños y las angustias de los jóvenes, abiertos al futuro pero frenados por una cultura llena de cosas y pobre de valores, saturada de información y carente de educación, persuasiva en el engaño y despiadada en la decepción. En especial te encomiendo a los jóvenes que han sido más afectados por la pandemia para que poco a poco vuelvan a agitar y extender sus alas y redescubran el placer de volar alto".

Una tradición especial
Desde hace 69 años, cada 8 de diciembre, todos los papas tienen esta cita especial con la estatua de la Inmaculada Concepción que preside la Plaza de España de Roma.

La estatua de la Inmaculada se encuentra situada en lo alto de una columna de mármol de corinto de 12 metros de altura, que se encontró en 1777 en el Monasterio de Santa María de la Inmaculada Concepción, en el Campo de Marte. La inmensa imagen de la Virgen en bronce que corona la columna fue realizada por el escultor Giuseppe Obici. Se trata de una tradición que comenzó Pío XII en 1953, para inaugurar un Año Mariano. 

En la plaza, ayer, esperaban al Papa el alcalde Roberto Gualtieri y la embajadora de España ante la Santa Sede, Isabel Celaá, ya que España ejerce de anfitriona en estas ocasiones. La Plaza de España de Roma recibe su nombre, precisamente, del edificio que -desde 1647- alberga la Embajada de España ante la Santa Sede. Se trata de la embajada en ejercicio más antigua del mundo.+