Lunes 24 de enero de 2022

El obispado castrense, "dispuesto a atender la salud espiritual de nuestro pueblo"

  • 25 de marzo, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
El obispo castrense de la Argentina, monseñor Santiago Olivera, hizo una especial reflexión, en el ciclo Centinelas de la Paz sobre la situación que vive el mundo ante la pandemia del coronavirus.
Doná a AICA.org

El obispo castrense de la Argentina, monseñor Santiago Olivera, hizo una especial reflexión, en el ciclo Centinelas de la Paz sobre la situación que vive el mundo ante la pandemia del coronavirus.



“Estamos llamados a ser muy responsables y a cuidarnos, pero no dicho en un modo egoísta, puesto que cuidándonos cada uno, cuidamos a todos, cuidamos a nuestra familia, a nuestros hermanos, a nuestras comunidades, tenemos que ser responsables”, expresó el prelado castrense.



Al mismo tiempo, advirtió sobre quienes no cumplen la cuarentena: “Impresiona ver, como algunos no respetan las indicaciones de las autoridades, ni tampoco ven la grave situación que se vive a nivel mundial y también en nuestra Argentina, reitero, tenemos que ser obedientes y responsables”.



Monseñor Olivera animó a pensar en el día después: “Quiera Dios que pasado todo esto, podamos reflexionar sobre el país que queremos, la naturaleza que conservamos o no cuidamos, las cosas que valoramos, contemplar en que cosas verdaderamente ponemos nuestro corazón”.



El obispo castrense denominó al tiempo de cuarentena como “un tiempo Cuaresmal donde se nos invita a un gran retiro para descubrir quién es el Señor, Dios es el Señor de la Vida y no debemos atentar contra ella”.



Haciendo referencia al Día del Niño por Nacer, indicó: “Hoy estamos todos queriendo cuidar este gran don que es la vida, quiera el Señor que la cuidemos, la valoremos, así como dice el Santo Padre Francisco: que defendamos toda vida hasta el final”.



Antes de concluir, el prelado agradeció y alentó a los sacerdotes del obispado castrense: “Conmueve su disponibilidad, que, como verdaderos soldados, están listos para estar allí, donde nuestros fieles los necesitan. No solo nuestros capellanes de los hospitales, quienes están literalmente al pie del cañón, sino también el gesto de los sacerdotes que se han ofrecido para poder acompañar y estar disponibles en donde se los necesite”.



Finalmente, se refirió a las fuerzas armadas y de seguridad que están trabajando especialmente en la emergencia sanitaria: “Nos unimos para servirlos y acompañarlos, estamos con ellos y dispuestos a salir responsablemente para atender la salud espiritual de nuestros fieles y de nuestro pueblo”.+