Martes 26 de octubre de 2021

Cáritas intensifica su ayuda a los migrantes en la frontera entre México y los Estados Unidos

  • 22 de septiembre, 2021
  • Washington (Estados Unidos) (AICA)
Catholic Charities USA (uno de los miembros de Caritas Internationalis en los Estados Unidos) está intensificando su ayuda, tras la afluencia masiva de nuevos ingresos.
Doná a AICA.org

Las agencias de ayuda de los Estados Unidos (Catholic Charities-CCUSA) intensificaron su respuesta de ayuda a los migrantes en la frontera entre México y los Estados Unidos tras la afluencia masiva de nuevos ingresos registradas en las últimas semanas y que generó diversos conflictos asistenciales.

Unas 200 religiosas de la “Leadership Conference of Women Religious” (Conferencia para el Liderazgo de Religiosas) se desplegaron en la frontera para ayudar a las agencias de Catholic Charities para ofrecer asistencia a los migrantes. También se están enviando equipos médicos adicionales para ayudar a lo largo de la frontera a atender a las personas que están enfermas a causa del Covid-19.

La agencia está trabajando estrechamente con el gobierno estadounidense y la hermana Donna Markham, presidenta de Catholic Charities USA, se reunió recientemente con la vicepresidenta Kamala Harris para discutir cómo CCUSA puede ayudar mejor a los migrantes con Covid-19 a lo largo de la frontera.

Durante un reciente viaje a un centro de descanso de Catholic Charities para inmigrantes en San Diego, la hermana Donna Markham, dijo: “Las personas que he visto habían estado detenidas entre ocho y diez días, durmiendo sobre el cemento, sin acceso a duchas y sin poder cambiarse de ropa”.

Los centros de descanso de Catholic Charities ofrecen a los inmigrantes un lugar para dormir, ropa limpia, una ducha y comida, durante un par de días, mientras los ponen en contacto con cualquier familiar que puedan tener en los Estados Unidos. Luego les compran un pasaje para reunirse con sus allegados.

Muchos de los inmigrantes que entran a los Estados Unidos huyen de la pobreza, la violencia y los efectos de las catástrofes naturales, como los huracanes, en Centroamérica. A menudo llegan a los Estados Unidos agotados, asustados y traumatizados.

“Sólo la experiencia de conseguir ropa lavada y una habitación limpia para estar con sus familias puede ser maravillosa, después del tiempo que pasan viajando y luego en el centro de detención”, dijo la hermana Donna Markham.

Puede que el número de niños no acompañados detenidos por la policía de fronteras haya descendido un 88% en los últimos meses, pero la preocupación por el trato que reciben en los centros de detención es constante desde hace varios años. La situación de los niños migrantes no acompañados preocupa especialmente a Catholic Charities.

Recientemente, la agencia CCUSA de la arquidiócesis de San Antonio, en Texas, habilitó más de 2.000 camas para poder acoger y cuidar a los niños migrantes no acompañados. Algunas agencias de CCUSA también ayudan a crear hogares de acogida.

En una reciente declaración sobre los niños no acompañados, CCUSA exhortó al gobierno estadounidense a tener en cuenta las circunstancias desesperadas que hacen que los migrantes abandonen sus países y a tratar a todas estas personas con humanidad.

Catholic Charities USA cuenta con 167 organismos miembros que trabajan para servir y defender los derechos de los pobres y marginados en los Estados Unidos. La amplia red ofrece a Catholic Charities la oportunidad de colaborar estrechamente con las autoridades para reunir a los migrantes -especialmente a los niños no acompañados- con sus familias.

En 2020, las agencias de Catholic Charities proporcionaron a más de 160.000 migrantes alojamiento y asistencia para descansar durante su viaje.

Semana Nacional de la Migración
Todo esto sucede durante la Semana Nacional de la Migración 2021, organizada por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB). 

La iniciativa, que prepara la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado el 26 de septiembre, tiene como tema "Hacia un 'nosotros' cada vez más amplio", tomado de la encíclica Fratelli tutti del papa Francisco. 

En la convocatoria los obispos estadounidenses subrayan el mensaje de la Jornada, que nos llama a asegurar que "ya no pensemos en términos de 'ellos' y 'esos', sino sólo en 'nosotros'" y este "nosotros" universal debe hacerse realidad ante todo en la Iglesia, llamada a cultivar la comunión en la diversidad.

La Semana Nacional de la Migración anual tiene como objetivo enfatizar la importancia del tema de la migración para la Iglesia Católica en los Estados Unidos. 

"La historia de la migración es una historia de compasión, aceptación y unidad", dijo monseñor Mario Eduardo Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente de la Comisión Episcopal de Migración.

"Se trata de abrir nuestro corazón a los demás y, en este momento crítico, no debemos ir muy lejos para ver su aplicación práctica o encontrar a quienes necesitan migrar. El Santo Padre nos llama a abrazar y expresar la catolicidad de la Iglesia, su universalidad, "según la voluntad y la gracia del Señor que prometió estar con nosotros siempre, hasta el fin de los tiempos. Los católicos de los Estados Unidos deben estar unidos para responder a su llamada y ser particularmente conscientes de ella durante esta semana".+