Sábado 24 de julio de 2021

Brasil celebra la Semana del Migrante

  • 15 de junio, 2021
  • Brasilia (Brasil) (AICA)
Bajo el lema: "¿Quién llama a nuestra puerta?", la Iglesia en Brasil celebra del 13 al 20 de junio la 36ª Semana del Migrante.
Doná a AICA.org

La Iglesia del Brasil está celebrando, del 13 al 20 de junio, la 36ª Semana del Migrante que en la edición 2021 lleva por lema: “¿Quién llama a nuestra puerta?”. 

La Semana está relacionada con la Campaña de Fraternidad 2021 y con el mensaje del papa Francisco para la 107ª Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, que se celebrará el 26 de septiembre, titulada “Hacia un nosotros cada vez más grande”.

La llegada de migrantes al Brasil es una realidad que acompañó la historia del país y que sigue presente en la actualidad, según subraya en una nota el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam). 

Monseñor José Luiz Ferreira Sales, obispo de Pesqueira, presidente del Servicio Pastoral de Migrantes, apela a "ser una Iglesia siempre en salida", asumiendo el diálogo y dejando de lado la intransigencia. 

Según el obispo, hay que "crear escenarios que promuevan soluciones efectivas mediante el diálogo y una actitud desprovista de autoritarismo". Por ello, invita a profundizar en la frase del papa Francisco: “No se trata sólo de los migrantes, se trata de la humanidad”.

Para celebrar la 36ª Semana del Migrante, se preparó un "Texto base”, así como material para grupos de discusión sobre tres temas específicos, y una oración. 

El texto base, organizado siguiendo el método “ver, juzgar, actuar”, tradicional en la Iglesia latinoamericana, parte de la idea de que los números deben reflejar los rostros. Hay 271,6 millones de migrantes en el mundo, precisan los organizadores y narran las dificultades que encuentran los migrantes en este período de pandemia y las principales rutas migratorias en el mundo. La realidad de la migración está iluminada por varios textos bíblicos, que invitan al compromiso.

Según el texto, “en este proceso, lo más importante es dar continuidad a las iniciativas ya en marcha, como la acogida; los servicios de documentación; la asistencia social, jurídica y psicológica; el compromiso de integración en la sociedad; la promoción en el sentido del acceso al trabajo, la vivienda, la sanidad y otras políticas públicas”.

En la oración preparada para la Semana del Migrante de este año, se pide a Dios: “Renueva nuestra fe y nuestra fuerza para seguir luchando en medio de tanto dolor y dificultad”. Por ello, se invoca a Dios para que acoja a las víctimas de la pandemia y del abandono, para que busque el diálogo con los que piensan diferente y para que despierte en nosotros “la solidaridad y la capacidad de acoger e integrar, especialmente a los migrantes, a nuestros hermanos y hermanas”.+