Sábado 24 de octubre de 2020

A un año del secuestro de las 276 niñas por Boko Haram nadie sabe nada

  • 14 de abril, 2015
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
"Es preocupante que no se sepa nada acerca de las chicas de Chibok a un año del secuestro". "Nuestro pensamiento está con las chicas y sus familias", dijo a Fides monseñor Ignatius Ayau Kaigama, arzobispo de Jos y presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria, a un año del secuestro, por Boko Haram, de las chicas estudiantes de la escuela secundaria de Chibok en el norte de Nigeria.
"Un año después de su secuestro no sé sabe dónde están las chicas. Es un profundo dolor para las familias cuyas hijas desaparecieron de repente sin dejar rastro. Me puedo imaginar su angustia. Pero ellos no están solos, porque toda la comunidad y las familias nigerianas están con ellos", subrayó monseñor Kaigama.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria, insiste en que es "preocupante constatar que un año después, a pesar de los compromisos asumidos por nuestro gobierno y la comunidad internacional, se haya logrado tan poco: no sólo las chicas no fueron liberadas, sino que además no se sabe su destino".

"Por otro lado estamos agradecidos por los progresos realizados en los últimos meses en cuanto a la recuperación del control territorial a Boko Haram, cuyas actividades se vieron limitadas", dice el arzobispo. "Lo importante ahora es intensificar los esfuerzos para localizar a las chicas.

El nuevo gobierno se comprometió en hacer más. El presidente electo, Muhammadu Buhari, es un ex alto funcionario que conoce los asuntos militares y de inteligencia. Esperamos que sea capaz de delinear una estrategia para derrotar a Boko Haram y devolver a sus hogares a las personas secuestradas", señaló monseñor Kaigama.

Infancias perdidas

Unos 800.000 niños se han visto obligados a huir de sus casas como resultado del conflicto que vive el norte de Nigeria ante el incremento de los ataques por parte del grupo islamista Boko Haram.

Así lo denuncia Unicef en el informe ´Infancias perdidas´ y que hizo público este lunes, un día antes de que se cumpla un año del secuestro de las 276 niñas de una escuela del pueblo nigeriano de Chibok y que provocó una movilización masiva para pedir su liberación a través de los medios sociales con la campaña #bringbackourgirls («Traigan de vuelta a nuestras niñas»).

Según Unicef, las acciones de Boko Haram hicieron que el número de niños desplazados se haya doblado en menos de un año, miles de ellos huyendo bien dentro del mismo país o a los territorios vecinos de Chad, Níger o Camerún.

"El secuestro de más de 200 niñas es solamente una de las incontables tragedias que se están dando a una escala épica en Nigeria y la región", alertó el director de Unicef para África Central y Occidental, Manuel Fontaine.

"Un gran número de niñas y niños desaparecieron en Nigeria, bien porque fueron secuestrados, atacados, usados como armas, reclutados por grupos armados o huyeron", dijo Fontaine que reclamó: "Estos niños tienen el derecho de recuperar su infancia".

Según el informe, que coincide con el lanzamiento de la campaña #bringbackourchildhood («Devuélvenos nuestra infancia»), niños hasta de cuatro años de edad fueron secuestrados y usados por grupos armados para hacer de cocineros mientras que niñas o mujeres jóvenes fueron forzadas a trabajar, a casarse o son usadas como esclavas sexuales.

En el informe se resalta el caso de una mujer que tuvo que huir de su casa con sus nueve hijos ante el ataque que Boko Haram perpetró en la localidad donde vivía. Según explica, el grupo empezó a matar a los hombres del pueblo entre ellos su marido. Su hijo de dos años murió mientras estaban escondidos en la zona de matorrales y bosque a causa del estrés. En otro caso, a una niña se la usó como bomba suicida poniéndole explosivos en el pecho.+