Martes 9 de agosto de 2022

Todos los Santos y fieles difuntos, dos fechas para reafirmar la fe

  • 31 de octubre, 2013
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
El arzobispo de Rosario, monseñor José Luis Mollaghan, aseguró que el 1º de noviembre, día de Todos los Santos, y el próximo 2 de noviembre, conmemoración de los fieles difuntos, son "una ocasión para reafirmar nuestra fe y mirar hacia la eternidad". "Mirando hacia la muchedumbre de santos, nos alegramos especialmente por la reciente beatificación del querido Cura Brochero, ?testigo del amor de Cristo hacia los pobres? y por el precioso don de nuestros santos y beatos llamados a la gloria de Dios", destacó en una reflexión sobre estas dos fechas.
Doná a AICA.org
El arzobispo de Rosario, monseñor José Luis Mollaghan, aseguró que el 1º de noviembre, día de Todos los Santos, y el próximo 2 de noviembre, conmemoración de los fieles difuntos, son "una ocasión para reafirmar nuestra fe y mirar hacia la eternidad".

El prelado precisó que "en la fiesta de Todos los Santos, la Iglesia nos invita a creer y contemplar a la multitud de hombres y mujeres de todo pueblo y nación que están junto a Dios, porque han creído en Jesucristo nuestra salvación. Como nos dice la encíclica Lumen fidei: ?La fe en Cristo nos salva?".

"Mirando hacia la muchedumbre de santos, nos alegramos especialmente por la reciente beatificación del querido Cura Brochero, ?testigo del amor de Cristo hacia los pobres? y por el precioso don de nuestros santos y beatos llamados a la gloria de Dios", destacó.

Asimismo, explicó que "en la conmemoración de los difuntos, en cambio, miramos a nuestros seres queridos que han pasado por la muerte; sabiendo también por la fe que esta vida no termina, y que ellos han sido llamados a la eternidad".

"El recuerdo de los que han partido es memoria y oración Hoy miramos la parte de la historia que hemos recorrido con nuestros seres queridos y recordamos las relaciones de familia, de amor y de amistad que transcurrieron en nuestra vida", afirmó.

"Los recordamos porque creemos en la vida eterna, y sabemos que nuestra vida es indestructible, y que se transforma para la eternidad", agregó.

Por último, monseñor Mollaghan sostuvo que "el próximo 2 de noviembre nuestro recuerdo y nuestra oración es para nuestros difuntos, participando en la misa por ellos, y pidiendo por su eterno descanso en el Cielo. Como dijo San Juan Crisóstomo: ?No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer nuestras plegarias por ellos?".+

Texto completo del mensaje