Martes 4 de octubre de 2022

Siete nuevos diáconos para la Iglesia de Avellaneda-Lanús

  • 12 de julio, 2022
  • Lanús (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Marcelo Margni, presidió el 10 de julio en el santuario del Sagrado Corazón de Jesús, en Lanús, la ordenación de siete diáconos.
Doná a AICA.org

En una celebración eucarística que el 10 de julio presidió en el santuario del Sagrado Corazón de Jesús, de Lanús Este, el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Marcelo Margni, ordenó siete diáconos permanentes para la Iglesia diocesana, y un diácono camino al sacerdocio.

Los diáconos permanentes son: Hugo Orlando Aranda, cuya parroquia de origen es Nuestra Señora de Lourdes, de Lanús; Miguel Ángel Di Paola, de Nuestra Señora de los Remedios, Remedios de Escalada; Pablo Javier Fusca, de Nuestra Señora de Loreto, Sarandí; Fernando Daniel Marinelli, de Nuestra Señora del Valle, Lanús; Cristian Ariel Melluso, de Santa Faz, Lanús Oeste; y Horacio Vitale, de San Pablo, Avellaneda. El seminarista que fue ordenado diácono camino al sacerdocio es Felipe Andrés Porta Fernández. 

En su homilía, comentando el Evangelio del domingo, el obispo subrayó: "La parábola que hoy escuchamos nos llama a una conversión que nos permita dar el paso de la indiferencia que nos aleja, a la compasión que nos hace cercanos a toda persona que sufre, sea quien sea. Enfermos de indiferencia, sólo la compasión puede curarnos", aseguró.

Y dirigiéndose a los nuevos diáconos, les pidió: "Por favor, cuídense mucho de ser como el levita de esta parábola. Cuídense de convertirse en celosos guardianes de honores y dignidades, que pasan indiferentes ante el sufrimiento humano. Sean este samaritano, sean el hombre de la compasión. A esto fueron llamados ustedes, a esto fuimos llamados todos".

Y agregó: "Procuren aprender ese modo de ver que tenía Jesús. Déjense tocar, interpelar y conmover por quienes encuentren, y aprendan de Jesús a dejarse sacar de su propio camino para hacerse prójimos, como él se hizo nuestro prójimo. Es la mirada atenta y la compasión entrañable la que les permitirá ser aquello que han sido llamados a ser: diáconos, imagen viva de Aquel que no vino a ser servido sino a servir".

Al final de la Eucaristía, se dieron a conocer las comunidades en las que los nuevos diáconos desarrollarán su ministerio: diácono Hugo Aranda: parroquia Nuestra Señora de Lourdes, de Remedios de Escalada; diácono Miguel Ángel Di Paola: parroquia Nuestra Señora de los Remedios, de Remedios de Escalada; diácono Pablo Fusca: parroquia Nuestra Señora de Loreto, de Sarandí; diácono Fernando Marinelli: parroquia Cristo Salvador, de Monte Chingolo; diácono Cristian Melluso: parroquia Cristo Rey, de Avellaneda; diácono Felipe Porta Fernández: parroquia San Juan María Bautista Vianney, de Monte Chingolo; y diácono Horacio Vitale: parroquia San Pablo y Nuestra Señora de Luján, de Avellaneda.+

» Texto completo de la homilía