Domingo 27 de noviembre de 2022

Se celebró una misa cantada en honor de santa Cecilia en La Plata

  • 24 de noviembre, 2022
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
Fue en la basílica del Sagrado Corazón el martes 22 de noviembre y contó con la dirección coral de Franco Capellari.
Doná a AICA.org

En el marco de la fiesta de santa Cecilia, el martes 22 de noviembre, se celebraró una misa cantada en honor de la patrona de la música en la basílica del Sagrado Corazón de La Plata (Diagonal 73 y 58), y de la que participaron un numeroso grupo de personas pertenecientes a diversas comunidades, sacerdotes, religiosos y religiosas laicos.

Durante la misa, el presbítero Jonatan Gusmerotti, párroco de San Francisco de Asís de Berisso y uno de los impulsores de esta misa cantada, expresó: “fuimos convocados por el Espíritu del Señor para adorarlo en la veneración festiva de su mártir Santa Cecilia. Una joven noble romana del siglo III, que siendo obligada a casarse con Valeriano, joven pagano, logró que se convirtiera a la fe verdadera, lo mismo que su cuñado Tiburcio. Los tres fueron martirizados en torno al año 230”.

El sacerdote recordó que Santa Cecilia “forma parte de nuestra identidad católica romana y hoy la sentimos especialmente cercana por ser la patrona de los músicos. Fue el papa Gregorio XIII quien en 1594 la nombró como tal”.

"Así que -continuó- sostenidos por el ejemplo de Santa Cecilia, fuimos convocados por el Señor para adorarlo cantando en este hermoso templo. Fuimos convocados por el Espíritu de Dios para cantarle orando y orar cantándole”.

El párroco de San Francisco de Asís reconoció que “nos podemos preguntar, ¿por qué adorar a Dios cantando? ¿Por qué la Iglesia desde siempre, en todos sus ritos, le ha cantado al Señor? Sabiendo que hay tanto por hacer, ¿tenemos que gastar tiempo en cantar la celebración?, si leída vale lo mismo”.

En esa sintonía, respondió que son numerosos los testimonios de los mártires que aprovecharon sus últimos instantes en esta tierra para adorar al Señor cantando, como por ejemplo santa Cecilia, san Pablo y las Carmelitas de Compiègne en el siglo XVIII: ‘En el trayecto la gente las miraba pasar demostrando diversidad de sentimientos, unos las injuriaban, otros las admiraban. Ellas iban tranquilas; todo lo que se movía a su alrededor les era indiferente. Cantaron el Miserere y luego la Salve, Regina. Al pie ya de la guillotina entonaron el Te Deum, canto de acción de gracias, y, terminado éste, el Veni Creator….' ”.

Asimismo, manifestó que las monjas carmelitas, san Pablo y santa Cecilia “nos dan ejemplo y estímulo para cantarle bien al Señor, con nuestras voces y con nuestras vidas. Pero, ¿qué significa ‘cantarle bien’? Es decir, cantamos bien cuando Dios es el centro de la celebración. Dicho de otra manera, ofendemos a Dios en la celebración cuando nos cantamos a nosotros mismos, cuando nos ponemos en el lugar del Misterio”. 

Por otra parte, el sacerdote afirmó que con los cantos “no solo afirmamos la fe divina que hemos recibido, sino que, además, nuestra participación es distinta”.

Finalmente, el presbítero Gusmerotti pidió que el Señor “nos conceda adorarlo cantando en cada celebración y así ser renovados en el seguimiento suyo junto con los Santos que nos precedieron en la alabanza cantada y en el cielo".

"Este es un aporte más en el mismo camino que estamos desarrollando como arquidiócesis, como fruto también de las asambleas, donde uno de los puntos fue justamente que las comunidades pedían mejorar y perfeccionar el ministerio musical en las parroquias. Son iniciativas que apuntan a brindar un espacio de oración cantada", señaló.

Video completo de la misa aquí.+