Martes 30 de noviembre de 2021

Renovada devoción a Santa Maravilla de Jesús en el barrio Las Golondrinas

  • 13 de diciembre, 2016
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecin, presidió la misa patronal en honor de Santa Maravilla de Jesús, la carmelita que cada 11 de diciembre convoca a cientos de devotos en la ermita del barrio Las Golondrinas. El prelado destacó las virtudes de esta monja contemplativa, poderosa intercesora y animó a la feligresía a esperar con alegría la llegada de Jesús en Navidad.
Doná a AICA.org
El obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecin, presidió la misa patronal en honor de Santa Maravilla de Jesús, la carmelita que cada 11 de diciembre convoca a cientos de devotos en la ermita del barrio Las Golondrinas.

El prelado destacó las virtudes de esta monja contemplativa, poderosa intercesora y animó a la feligresía a esperar con alegría la llegada de Jesús en Navidad.

"La cercanía del Señor es el motivo de una alegría que el mundo no la puede dar y que el mundo no lo puede quitar", sostuvo, y trajo a colación: "Cuantos motivos de tristezas solemos escuchar, a veces la enfermedad, la carencia de trabajos, la asignación y los sueldos que no alcanza, entre otros tantos motivos que uno puede mencionar".

El obispo advirtió que son crecientes los problemas de adicciones que "se fue metiendo de a poco como el alcohol, las drogas, el abuso, el juego (ludopatía) y mal uso de la tecnología", y añadió: "Aun en medio de tantos motivos de tristezas, preocupación, agobio y angustia" los cristianos "tenemos un motivo divino-humano y es su cercanía, que es la que supera todos los motivos de tristezas y de preocupación".

"Hoy el mundo ofrece entretenimientos, momentos fugaces que a veces se alimentan con bebidas energizantes, ofreciendo placer desde el consumo o desde el tener los grandes ídolos ?pero- esa es una la alegría efímera", alertó, y diferenció: "La alegría que trae, genera y es Jesucristo, es permanente".

"Hoy tiene que poder ser Navidad, ahora y cada día, ese Señor, que vino, vendrá y permanentemente viene, ya sea en su Palabra y en la Eucaristía; viene en cada acontecimiento, sobre todo, en nuestros hermanos, en el que sufre, en el humilde, el ´poriahu´ (pobre en guaraní); en ellos el Señor viene y ese debe ser el motivo de nuestra alegría cristiana", subrayó.

Al referirse a Santa Madre Maravilla de Jesús, monseñor Canecín destacó que fue una monja contemplativa que "trabajo mucho en esta área de su vida, en la contemplación y en la oración, fundando nuevos monasterios, en la austeridad, experimento la maravillas de aquel que viene cuando uno es capaz de abrir el corazón, debe ser nuestro ejemplo".

"Esta monja carmelita se puso de acuerdo con Dios, por eso, ocurrió maravillas en su vida y ahora ella lo contempla a Dios cara a cara e intercede por nosotros, por eso, acá vemos tantas placas de agradecimientos a las bendiciones de Dios concedidas por intercesión de Santa Madre Maravilla de Jesús", agregó.

La coordinadora de la comunidad, Cristina Vera, agradeció a monseñor Canecin su "cercanía con nosotros" y dio gracias a Dios y a la divina Providencia por tener el regalo de "un obispo en salida, que llega a las periferias, toma contacto con la gente y sus realidades".

Un sobre con dinero, fue la ofrenda de esa comunidad para ayudar a los seminaristas de la diócesis que se forman en el Seminario Interdiocesano "La Encarnación", de Resistencia, Chaco.+