Sábado 21 de mayo de 2022

"Que María nos renueve su calor maternal para sentirnos seguros y serenos"

  • 14 de diciembre, 2021
  • Guaymallén (Mendoza) (AICA)
Lo afirmó el arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo, en la misa dominical destacando que se celebraba ese día la fiesta patronal de la Virgen de Guadalupe, patrona de América.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, celebró la Eucaristía dominical desde el Convento Nuestra Señora del Rosario de las Hermanas Dominicas, en la localidad mendocina de Guaymallén, donde señaló que la Palabra de Dios de este domingo está “fuertemente inspirada en la segunda lectura, la Carta a los Filipenses del apóstol Pablo: “Alégrense les insistió”.

“‘Alégrense’ es una exhortación, un ruego, pero también la animación de la esperanza cristiana basada, no en cualquier sentimiento humano, sino en una alegría honda que brota desde adentro”, explicó en la homilía.

El arzobispo mendocino recordó que el 12 de diciembre la Iglesia celebra también a la Virgen de Guadalupe, pero como es domingo el festejo mariano queda en un segundo plano. “No nos olvidemos de la importancia de María en la primera evangelización”.

“María le dice al indio Juan Diego: ‘no temas, hijo mío, aquí estoy yo que soy tu Madre’”, memoró y señaló: “Esas palabras de María también son para nosotros, para nuestras vidas, nuestras familias y nuestro continente, un signo de aliento y de esperanza”.

Monseñor Colombo destacó que “América Latina celebró recientemente la Asamblea Eclesial, en cuyas conclusiones los representantes de los países del continente invitaron, una vez, más, a hacer a cada fiel cristiano, un discípulo misionero de una ‘Iglesia en salida’”.

“Extendemos el saludo de este domingo a la comunidad de la Virgen de Guadalupe en Godoy Cruz, y también a los hermanos de la capilla de la Virgen de Guadalupe de Maipú, en la parroquia de la Candelaria”, y "a todos los que celebran a la Virgen de Guadalupe en comunidades y capillas un recuerdo especial”.

“Que ella, como al indio Juan Diego, y como a cada uno de los cristianos nos renueve su calor maternal para sentirnos seguros y serenos”, concluyó.+