Jueves 22 de octubre de 2020

Peregrinación del clero de La Plata al Santuario de Luján

  • 18 de noviembre, 2019
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
Los sacerdotes de la arquidiócesis de La Plata peregrinaron a Luján

Los sacerdotes de la arquidiócesis de La Plata peregrinaron el 14 de noviembre a Luján para pedir por la santificación del clero y por la obra evangelizadora de la Iglesia platense.



En ese marco, el arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, dirigió unas palabras a los sacerdotes, a quienes insistió sobre la necesidad de “confiar en el Reino de Dios que ya está presente y actuando: ‘El Reino de Dios está entre ustedes’ dijo Jesús, y no es un mensaje abstracto o un mero idealismo. Es la realidad. El Reino está presente aún en los momentos duros, fracasos y malas experiencias. Porque tiene otra lógica. No lo podemos medir con los criterios del eficientismo terreno. De eso, con el tiempo, no queda nada. Cuando perdemos la confianza en esa potencia secreta del Reino que actúa a través de nuestra entrega, al mismo tiempo perdemos las ganas de trabajar y terminamos haciendo lo mínimo”, advirtió.



“Pero el Reino también está creciendo, como la semilla, como el grano de mostaza. Y la Virgen nos acompaña porque ella sabe cómo crece el Reino. Ella vio crecer a Jesús y vio el cumplimiento de las promesas, pasando por la huida a Egipto, el desconcierto de buscar a Jesús perdido, el aparente fracaso de la Cruz. Y está con nosotros como en Caná, diciéndole a Jesús que nos falta el vino, o junto a la Cruz engendrando a los discípulos, o como en Pentecostés, ayudando en el nacimiento de la Iglesia misionera”, señaló monseñor Fernández.



“Madre, te consagramos una vez más nuestro sacerdocio, venimos a renovar nuestra alianza con tu Hijo, alianza herida por nuestras infidelidades, mediocridades y falta de generosidad. Querida mamá, que quisiste quedarte con nosotros cuando te asentaste a orillas del río Luján, cuando recibías a los peregrinos en tu capilla, junto al negro Manuel, y también hoy, que estás aquí: Nuestro amor se detiene ante ti, contempla el misterio en tu rostro de pobre, lo disfruta en el silencio. Confiamos en tu fuerza materna y te rogamos que nos hagas renacer una vez más para Cristo. Amén", rezó el arzobispo.



Terminado el almuerzo con el clero, el arzobispo se dirigió a la estancia que la arquidiócesis posee en la localidad de Baradero para administrar la Confirmación en los colegios rurales del arzobispado.+