Domingo 17 de octubre de 2021

Papa: somos pecadores, pero Jesús con su muerte nos hizo 'justos' y 'santos'

  • 29 de septiembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En la audiencia general de hoy, Francisco se centra en el tema de la justificación: el amor de Cristo nos ha salvado a todos gratuitamente.
Doná a AICA.org

Somos pecadores, pero "santos" porque Jesucristo nos ha "justificado". Esto significa que "tenemos nuestros pecados, pero ante Dios somos justos". El tema de la justificación, cuestión que históricamente divide a judíos y cristianos y, entre ellos, a católicos y protestantes, fue abordado hoy por el papa Francisco durante la audiencia general, continuando con su catequesis sobre la Carta de san Pablo a los Gálatas.

“En nuestro camino para comprender mejor la enseñanza de san Pablo -dijo a las ocho mil personas presentes en la sala Pablo VI- nos encontramos hoy con un tema difícil pero importante, el de la justificación. ¿Qué nos hizo justos? Tenemos nuestros pecados, pero ante Dios somos justos”. 

“Se ha debatido mucho sobre este tema, señaló el pontífice, para encontrar la interpretación más coherente con el pensamiento del Apóstol y, como suele suceder, también se llegó a contrastar posiciones. En la Carta a los Gálatas, así como en la de Romanos, Pablo insiste en que la justificación proviene de la fe en Cristo”, explicó.

"¿Qué se esconde detrás de la palabra 'justificación', que es tan decisiva para la fe? No es fácil llegar a una definición exhaustiva, pero en todo el pensamiento de San Pablo podemos decir simplemente que la justificación es la consecuencia de la "misericordia de Dios que ofrece perdón. Este es nuestro Dios, que es bueno y perdona continuamente".

“Dios, de hecho, a través de la muerte de Jesús, ha destruido el pecado y nos ha donado de forma definitiva el perdón y la salvación”.

Así justificados, señaló el Santo Padre, los pecadores son acogidos por Dios y reconciliados en Él. “Es como un regreso a la relación original entre el Creador y la criatura, antes de que interviniera la desobediencia del pecado”.

Cristo con su gracia nos hace justos
El pontífice aclaró, que la justificación que Dios realiza, nos permite recuperar la inocencia perdida con el pecado. La justificación, según san Pablo “ocurre por gracia”. 

Pablo, al ser convertido, “conquistado por Cristo”, la fe en Él lo transformó en lo profundo, afirmó el Papa, “permitiéndole descubrir una verdad hasta ahora escondida: no somos nosotros con nuestros esfuerzos que nos volvemos justos, sino que es Cristo con su gracia quien nos hace justos”. 

“Pablo tiene siempre presente su encuentro con Jesús resucitado en el camino de Damasco; y para llegar a un conocimiento pleno del misterio de Cristo, está dispuesto a renunciar a todo lo que antes presumía, porque descubrió que sólo la gracia de Dios lo salvó”.

“La justificación enfatiza la prioridad de la gracia, que Dios ofrece a quienes creen en su Hijo sin distinción alguna. Sin embargo, no debemos concluir que la ley mosaica ya no es válida para Pablo; de hecho, sigue siendo un don irrevocable de Dios, es -dice el Apóstol- "santo". 

Guardar los mandamientos también es fundamental para nuestra vida espiritual, como hemos dicho varias veces, pero incluso en esto no podemos contar con nuestra fuerza: la gracia de Dios que recibimos en Cristo es fundamental. De él recibimos ese amor gratuito que nos permite, a su vez, amar de forma concreta”.

“En este contexto, también es bueno recordar la enseñanza que viene del apóstol Santiago, quien escribe: “El hombre es justificado por las obras y no solo por la fe. Porque, así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”.

“La justificación si no florece con nuestras obras está muerta. Por tanto, las palabras de Santiago complementan la enseñanza de Pablo. Para ambos, por tanto, la respuesta de fe exige ser activos en el amor a Dios y al prójimo. La justificación nos inserta en la larga historia de la salvación, que muestra la justicia de Dios: ante nuestras continuas caídas y nuestras insuficiencias, Él no se resignó, sino que quiso hacernos justos y lo hizo por gracia, a través del don de Jesús. Cristo, de su muerte y resurrección.

“Solo por gracia: hemos sido justificados por pura gracia. "¿Pero no puedo, como hace alguien, ir al juez y pagar para que me haga justicia?" No: no puede pagar por esto. Pagó uno por todos nosotros: Cristo. Y de Cristo, que murió por nosotros, viene esa gracia que el Padre nos da a todos: la justificación es por gracia”.

“Así, la luz de la fe nos permite reconocer cuán infinita es la misericordia de Dios, la gracia que obra para nuestro bien. Pero la misma luz también nos hace ver la responsabilidad que se nos ha confiado de colaborar con Dios en su obra de salvación. El poder de la gracia debe combinarse con nuestras obras de misericordia, que estamos llamados a vivir para ser testigos de lo grande que es el amor de Dios”.

"¡Y este es nuestro Dios, tan bueno! Misericordioso, paciente, lleno de misericordia, que da continuamente el perdón. Él perdona, y la justificación es Dios que perdona desde el principio a cada uno, en Cristo. La misericordia de Dios que da el perdón. Algunas veces he dicho cuál es el camino de Dios, cuál es el estilo de Dios, y lo he dicho en tres palabras: el estilo de Dios es cercanía, compasión y ternura. Siempre está cerca de nosotros, es compasivo y tierno. Y la justificación es precisamente la mayor cercanía de Dios a nosotros, hombres y mujeres, la mayor compasión de Dios hacia nosotros, la mayor ternura del Padre”. 

“La justificación es este don de Cristo, de la muerte y resurrección de Cristo que nos hace libres. Deja que sea Cristo quien lleve a cabo esa justificación. No estamos condenados, en el fondo, no. Somos justos. Permítanme decirlo así: somos santos, en la base. Pero entonces, por nuestras acciones nos convertimos en pecadores. Pero, en la base, seamos santos: que la gracia de Cristo venga y esa justicia, esa justificación nos dé la fuerza para seguir adelante", dijo el Papa.+