Miércoles 29 de junio de 2022

Obispos patagónicos a los comunicadores: abrir los corazones para escuchar mejor

  • 27 de mayo, 2022
  • Neuquén (AICA)
Lo hicieron al compartir el mensaje papa Francisco con motivo de la 56ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que la Iglesia celebra el próximo domingo 29 de mayo.
Doná a AICA.org

Los obispos de la Región Patagonia-Comahue compartieron el mensaje del papa Francisco con motivo de la 56ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que la Iglesia Católica celebra el próximo domingo 29 de mayo, y junto al pontífice invitan a “abrir las puertas de nuestro corazón para escuchar mejor.

“Nos acercamos a cada integrante de los medios de comunicación de nuestras tierras para que, junto a nuestros pueblos, se sientan receptores y portadores de un mensaje que nos edifica como sociedad y nos permite caminar juntos en la escucha de quienes más sufren por ser hermanos y hermanas dolientes de este tiempo”, expresan 

Los obispos patagónicos sostienen que el papa Francisco “realza la necesidad vital del alma humana contando que cuando le preguntaron a un médico ilustre cuál era la mayor necesidad de los seres humanos, respondió: ‘el deseo ilimitado de ser escuchado’”.

“Muchas veces nos encontramos con sorderas que acentúan el malestar, las inequidades, las grietas y las faltas de verdad. Dice Francisco que ‘existe realmente una sordera interior peor que la sordera física’, porque ‘la escucha, en efecto, no tiene que ver solamente con el sentido del oído, sino con toda la persona’ y agrega inmediatamente que ‘la verdadera sede de la escucha es el corazón’”. 

“Nos hacemos eco de las palabras de nuestro querido pastor deseando que podamos hacer realidad esta tarea”, concluyen.

Firman el mensaje con el título “Escuchar con los oídos del corazón”, los obispos Alejandro Pablo Benna (Alto Valle del Río Negro), Fernando Martín Croxatto (Neuquén), Juan José Chaparro CMF (San Carlos de Bariloche), Jorge Ignacio García Cuerva (Río Gallegos), Joaquín Vicente Gimeno Lahoz (Comodoro Rivadavia), Esteban María Laxague SDB (Viedma), José Slaby CSsR  (prelado de Esquel) y Roberto Pío Álvarez (auxiliar de Comodoro Rivadavia)

Texto del mensaje
En la 56ª. Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que toda la Iglesia Católica celebra el próximo domingo 29 de mayo, los obispos de la Región Patagonia-Comahue hacemos llegar el Mensaje del Papa Francisco que nos pide abrir las puertas de nuestro corazón para escuchar mejor. 

Nos acercamos a cada integrante de los medios de comunicación de nuestras tierras para que, junto a nuestros pueblos, se sientan receptores y portadores de un mensaje que nos edifica como sociedad y nos permite caminar juntos en la escucha de quienes más sufren por ser hermanos y hermanas dolientes de este tiempo. 

El papa Francisco realza la necesidad vital del alma humana contando que cuando le preguntaron a un médico ilustre cuál era la mayor necesidad de los seres humanos, respondió: “el deseo ilimitado de ser escuchado”.

Muchas veces nos encontramos con sorderas que acentúan el malestar, las inequidades, las grietas y las faltas de verdad. Dice Francisco que “existe realmente una sordera interior peor que la sordera física”, porque “la escucha, en efecto, no tiene que ver solamente con el sentido del oído, sino con toda la persona” y agrega inmediatamente que “la verdadera sede de la escucha es el corazón”.

Para actuar en esa medida, Francisco nos recuerda que “el Señor llama explícitamente al hombre a una alianza de amor, para que pueda llegar a ser plenamente lo que es: imagen y semejanza de Dios en su capacidad de escuchar, de acoger, de dar espacio al otro. La escucha, en el fondo, es una dimensión del amor”.

Nos dice Francisco a todos y todas, creyentes o no creyentes, que el camino empieza por uno mismo, porque “la primera escucha que hay que redescubrir cuando se busca una comunicación verdadera es la escucha de sí mismo, de las propias exigencias más verdaderas, aquellas que están inscritas en lo íntimo de toda persona. Y no podemos sino escuchar lo que nos hace únicos en la creación: el deseo de estar en relación con los otros y con el Otro. No estamos hechos para vivir como átomos, sino juntos”. 

El Papa nos recuerda que “la escucha es condición de la buena comunicación” y nos invita al esfuerzo amoroso de ejercer ante la sociedad nuestra capacidad de escucha preciosa “en este tiempo herido por la larga pandemia”. 

“Mucha desconfianza acumulada precedentemente hacia la “información oficial” ha causado una “infodemia”, dice Francisco y agrega “dentro de la cual es cada vez más difícil hacer creíble y transparente el mundo de la información. Es preciso disponer el oído y escuchar en profundidad, especialmente el malestar social acrecentado por la disminución o el cese de muchas actividades económicas”.

Ante la realidad de las migraciones forzadas, nos recuerda que, dado que es “un problema complejo, y nadie tiene la receta lista para resolverlo, para vencer los prejuicios sobre los migrantes y ablandar la dureza de nuestros corazones, sería necesario tratar de escuchar sus historias, dar un nombre y una historia a cada uno de ellos. Muchos buenos periodistas ya lo hacen. Y muchos otros lo harían si pudieran”.  Y nos alienta a escuchar sus historias de vida, que llegan cargadas de nueva esperanza. 

Al finalizar su mensaje, el Santo Padre nos deja una reflexión para nuestra Iglesia. Insiste en que “también hay mucha necesidad de escuchar y de escucharnos entre nosotros”.

“En la acción pastoral, la obra más importante es “el apostolado del oído”. Escuchar antes de hablar, como exhorta el apóstol Santiago: «Cada uno debe estar pronto a escuchar, pero ser lento para hablar» (1,19). Dar gratuitamente un poco del propio tiempo para escuchar a las personas es el primer gesto de caridad”, nos dice Francisco.

Nos hacemos eco de las palabras de nuestro querido pastor deseando que podamos hacer realidad esta tarea.

Saludamos especialmente en este día a cada persona que trabaja en los medios de comunicación social, poniendo a disposición el mensaje total del Papa Francisco.+