Sábado 31 de octubre de 2020

Mons. Urbanc animó a "contemplar y meditar esta obra del amor infinito de Dios"

  • 24 de diciembre, 2019
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
Mensaje de Navidad del obispo de Catamarca

El obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, se dirigió a los hermanos catamarqueños en ocasión de la celebración de la Navidad. “Una vez más la mayoría de nosotros nos estaremos saludando por la Navidad. También, este servidor, quiere saludarlos y desearles muchas bendiciones del Cielo para cada uno de ustedes”, expresó.



“La Navidad es el nacimiento del Hijo de Dios que se encarnó en el purísimo vientre de la bienaventurada Virgen María, constituyéndose así, con toda claridad en Madre de Dios, como habitualmente la invocamos”, destacó y detalló: “La Navidad es el ‘desposorio’ de Dios con la humanidad, para redimirla y asumirla en el ‘abrazo’ de la filiación divina por los méritos de la Pasión, Muerte y Resurrección de su Único Hijo, humanado en la Virgen Santa”.



En este tiempo, monseñor Urbanc invitó a los fieles a “contemplar y meditar esta obra del amor infinito de Dios en los pesebres que hayan arreglado en sus hogares, o buscando algunos por medio de sus celulares en páginas de internet, o en los templos cercanos donde viven, o en los pesebres vivientes que en algún punto de la ciudad se presenten para revivir este misterio del Niño Dios que se nos está dando y que anhela una vez más nacer en el corazón de cada uno de nosotros”.



“Por favor, no se distraigan con lo que no es la Navidad: furor por comprar, por comer, por beber, por viajar, por divertirse, por emular costumbres impuestas por el consumismo, o simplemente gozar de un feriado”, advirtió.



“A todos los invito a acercarse al sacramento de la Reconciliación, a cantar villancicos u otras canciones acordes al nacimiento del Redentor, a participar en familia en la santa misa de Nochebuena, a rezar delante de un pesebre, a saludar a familiares, amigos y vecinos con un fuerte abrazo, así como José, María y los pastores abrazaban al recién nacido, a buscar a aquella persona con la que tienen alguna diferencia para restablecer la paz y la amistad, a invitar a la mesa a hermanos pobres a compartir esta alegría del Dios que se humana para hermanarnos”, animó.+



» Texto completo del saludo