Miércoles 21 de abril de 2021

Mons. Torres Carbonell: "Estemos convencidos de lo que creemos y anunciamos"

  • 6 de enero, 2021
  • Gregorio de Laferrere (Buenos Aires) (AICA)
Al dar inicio al 2021, el obispo de Gregorio de Laferrere celebró la misa en la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, con mensaje en favor del cuidado de la vida.
Doná a AICA.org

En la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, celebrada el 1 de enero, el obispo de Gregorio de Laferrere, monseñor Jorge Torres Carbonell, celebró la Eucaristía en la catedral Cristo Rey para la comunidad diocesana, que participó de modo presencial y por las redes sociales.

“Los lugares santos son nuestros lugares de peregrinación, allí está presente el amor de Dios ofrecido para prolongar su presencia acompañando nuestros caminos, nuestros pedidos, nuestras vidas que piden ser bendecidas”, dijo al iniciar su homilía.

Haciendo referencia al Evangelio del día, el prelado mencionó el encuentro de los primeros peregrinos con Jesús en el Pesebre, allí, “lo divino se encarna en los límites pobres de lo humano. Y en ese encuentro se empieza a escribir una realidad que Jesús nos ha presentado desde su nacimiento asumiendo nuestras pobrezas, y que, si nos reconocemos necesitados, nos brotara la necesidad de la cercanía de Dios”.

La Madre, “en su camino de oración le dijo que sí a Dios”, esa es la Virgen, “la servidora que también se puso en camino y en ese camino dio a luz a su Hijo”, expresó Torres Carbonell y mencionó que María “empieza a ser depositaria de los que la gracia de Dios acompaña a los que la visitarán y serán bendecidos”.

Luego hizo referencia a la bendición del libro de los Números: “Es el pedido del peregrino para volver a casa, a su lugar en la vida con la bendición que es el bien necesario de Dios para la vida. No se vuelve sin ser bendecidos, se pide siempre esa bendición. Bendición para las ofrendas al santo. Bendición para los recuerdos que llevamos a casa. Bendición para los que no pudieron venir. Bendecidos para ir con Dios en la vida, para poder ser creyentes en las dificultades”, sostuvo. 

Más adelante el prelado de Gregorio de Laferrere hizo alusión al año transcurrido, en el que “crecimos en la cultura del cuidado como anuncio de la paz, a hacernos cargo los unos de los otros”, dijo citando el mensaje del papa Francisco para la Jornada de la Paz 2021, e hizo referencia a la reciente ley sancionada: “En estos días de Navidad, con el tratamiento y la votación de la ley del aborto, se decidió estar a espaldas del pueblo que sabe de cuidados y riesgos para cuidar la vida y que por eso arriesgó y confió tanto”. 

“En una época como esta en la que el pueblo ha sido blanco fácil para tanto, se le suma esto de la ley, entonces hay que estar para sostener a los que siguen queriendo construir la vida por la que el pueblo apuesta siempre y que no le sobra ese tiempo para estar discutiendo lo que no necesita”, añadió, y completó: “No olvidemos las distancias que se imponen desde el poder para una ley que no obliga, y si obliguémonos a crecer en los recorridos del pueblo que sigue necesitando ayuda para alimentar la vida, que no descarta. Estemos convencidos de lo que creemos y anunciamos, con la vida recibida de Dios y que celebramos en Navidad”.+