Martes 24 de mayo de 2022

Mons. Poli pasó por Buenos Aires, habló del Papa y enseñó sobre la Virgen de Luján

  • 12 de abril, 2013
  • Buenos Aires (AICA)
El arzobispo electo de Buenos Aires, monseñor Mario Aurelio Poli, llegó esta mañana proveniente de Roma, tras pasar tres días junto al santo padre Francisco. Antes de regresar en vuelo hacia La Pampa, habló con AICA sobre el Papa y brindó una catequesis sobre la Virgen de Luján a una delegación de la Conferencia Episcopal de Angola que visita la Argentina. El prelado confesó haber visto al Papa "muy alegre y con mucho empuje", y ansioso de reunirse con los jóvenes en la JMJ Río 2013. En la catedral, monseñor Poli enseñó a los peregrinos africanos sobre la devoción del negro Manuel y su entrega total a la Virgen, y les invitó a decir como éste: "¡Soy de la Virgen nomás!".
Doná a AICA.org
El arzobispo electo de Buenos Aires, monseñor Mario Aurelio Poli, llegó esta mañana proveniente de Roma, tras pasar tres días junto al santo padre Francisco. Antes de regresar en vuelo hacia La Pampa, habló con AICA sobre el Papa y brindó una catequesis sobre la Virgen de Luján a una delegación de la Conferencia Episcopal de Angola que visita la Argentina.

Mons. Poli llegó este viernes alrededor de las 8 al aeropuerto de Ezeiza, donde el obispo auxiliar y administrador arquidiocesano, monseñor Joaquín Sucunza, lo esperaba para conducirlo al arzobispado. Allí, mantuvo un encuentro con una nutrida delegación de la Iglesia en Angola, que llegó a la Argentina por invitación de la embajada de ese país y que este domingo entronizará una imagen de ?Mamã Muxima? (Madre del Corazón), patrona del país, en la cripta de la basílica de Nuestra Señora de Luján.

Momentos antes de acompañar a los obispos y presbíteros en oración, monseñor Poli dialogó con AICA sobre las impresiones que le dejó el encuentro con el Papa en el Vaticano y contó cómo vive los últimos días antes de asumir el gobierno pastoral de la arquidiócesis de Buenos Aires, previsto para el sábado 20 de abril a las 16.

Monseñor Poli aseveró haber visto al Santo Padre con buen semblante. "Lo vi muy alegre y con mucho empuje -?reveló el arzobispo-. Está muy emocionado con la Jornada Mundial de la Juventud de Río". En la breve conversación, destacó que de la diócesis de Santa Rosa, que gobernaba pastoralmente hasta ahora, irán alrededor de 100 jóvenes. "¡Hay que ir, tenemos que estar todos!", añadió con una sonrisa.

Mientras conversaba con esta agencia, el prelado recorría las distintas dependencias de la curia local saludando a los empleados y acercándoles un fuerte saludo del Papa, quien le encomendó hacer presente su calidez entre quienes fueron sus colaboradores hasta el pasado 13 marzo.

Asimismo, monseñor Poli adelantó que volverá a Buenos Aires el lunes, a fin de participar de la 105ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, por realizarse en Pilar, durante la semana próxima. Luego de la misa de toma de posesión de la sede episcopal y comienzo de su gobierno pastoral, regresará a Santa Rosa para concluir su tarea pastoral de la mejor forma. Según expresó, su nombramiento al frente de la arquidiócesis primada, en fecha tan reciente, se ha dado porque el Papa deseaba un tránsito rápido en esta sede. El prelado se instalará definitivamente en Buenos Aires el 3 de mayo.

Luego de una visita guiada por la catedral, monseñor Poli brindó una catequesis sobre la historia de la Virgen de Luján y el negro Manuel, el esclavo africano que cuidó de la sagrada imagen durante 40 años, y de quien se sostiene que, posiblemente, haya sido oriundo de Angola.

Anoticiado del motivo del viaje, y de la peregrinación que realizarán al santuario nacional de Luján, monseñor Poli les dijo: "Ustedes van a llevar a su Virgen, la cual yo no conozco. Descubrirán que es una basílica hermosa, que nosotros llamamos el ?Santuario Nacional de la Fe?. Y todo eso comenzó con un señor que encargó una imagen de la Inmaculada Concepción, allá por el año 1625, desde el Brasil, pero en vez de una imagen, le enviaron dos. En el mismo viaje, traían a un negrito, en ese momento esclavo, que habían comprado en una subasta".

"La historia se empezó a tejer ahí ?añadió-. Suponemos que ese negrito tenía entre 10 y 12 años. No sabemos nada más, aparte de su origen, del que ya les voy a contar. Este negrito fue destinado a una estancia por el camino, y por el camino, la caravana que llevaba las imágenes de la Virgen se paró. A la mañana siguiente, los bueyes que tenían las imágenes no tiraban. No se movían. Todas las crónicas que conocemos hablan de este particular acontecimiento".

"Fue entonces cuando una voz inspirada, casi a media lengua -porque recién llegaba-, la de este negrito Manuel, dijo que bajen alguno de los cajones. Bajaron uno de los cajones, pero igual no se movía. Con el mismo temple, dijo a viva voz: "Truequen los cajones", es decir, "Cambien los cajones". En ese momento, sin que nadie hiciera nada, los bueyes comenzaron a tirar. Y en el cajón que bajaron encontraron una bella imagen de la Inmaculada Concepción. Y como esto ocurrió a orillas del Río Luján, le llamamos Nuestra Señora de Luján", enseñó el arzobispo.

El prelado expreso que ?el negrito Manuel? es "clave" para entender la devoción del pueblo argentino a esta advocación mariana. "Él le hizo una ermita, y cuidó durante 40 años que estuviese siempre limpia y con florcitas. Pero sobre todo, le enseñaba a rezar a los peregrinos. Y su dueño lo dedicó a cuidar la imagen. Durante 40 años, estuvo destinado, en medio de la pampa india, a cuidar a la Virgencita", reiteró.

Promediando su catequesis, monseñor Poli explicó que las antiguas crónicas sostienen que el negro Manuel pudede haber venido desde Angola, aunque también se sospecha que haya sido original de Cabo Verde. No obstante, la segunda hipótesis perdería fuerza ya que aquella región era un punto de embarque de esclavos. "No sabemos si es de Angola o de Cabo Verde ?admitió-. De hecho sí que es africano, pero para nosotros es un santito nuestro".

Finalmente, monseñor Poli relató una anécdota que perdura en el tiempo sobre el negro Manuel, la cual relata que, al querer ser destinado a otras tareas por un hacendado, éste respondió: "Soy de la Virgen nomás".

"¡Cómo nos gustaría a los obispos, sacerdotes y religiosas que somos de la Virgen! Ser de Ella. Así que, si se animan a decirlo, vamos a repetir esta jaculatoria del negro Manual sobre nuestra mamita del Cielo, que es la Virgen María", dijo.

"¡Soy de la Virgen nomás! ¡Soy de la Virgen nomás! ¡Soy de la Virgen nomás!", repitieron los peregrinos angoleos junto al prelado. Momentos más tarde, monseñor Poli acompañó a los miembros del episcopado angoleño a una visita por las instalaciones de la curia, que fue guiada por monseñor Joaquín Sucunza y en la cual conocieron los lugares donde solía estar el cardenal Bergoglio.+