Miércoles 25 de mayo de 2022

Mons. Ojea: "Que los maestros puedan retomar y resignificar su vocación"

  • 11 de septiembre, 2013
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, en un mensaje por el Día del Maestro, contó la anécdota de que un día, por casualidad, tuvo que impartirle la Unción de los Enfermos a su maestra de primer grado y reconoció que recién en esa visita descubrió que ella fue "una maestra de vida" al valorar que "el tesoro de su vida había estado en entregarla". "En ella, agradecí a todos aquellos cuyas aulas frecuenté, presidieron mis aulas, porque ellos ni saben el bien que me hicieron, porque el bien que puede hacer un maestro no se mide en forma inmediata, es imposible, se ve a lo largo de la vida y a lo largo del tiempo. Por eso es el trabajo más noble y por eso el Señor Jesús es llamado Maestro porque quiso escribir en el corazón de todos nosotros", sostuvo. El prelado pidió que "nosotros como maestros podamos retomar, resignificar nuestra vocación, retomar la conciencia de aquello a lo que estamos llamados".
Doná a AICA.org
"Siendo sacerdote joven era vicario parroquial en Nuestra Señora de la Piedad, una parroquia que queda cerca del Congreso. Me llaman para un enfermo, subo al departamento y mi sorpresa fue que la enferma era mi maestra de primero superior. María Elena Saavedra. A mí me costó reconocerla. Ella me reconoció enseguida. También es verdad que había oído hablar que había un curita de la parroquia cercana", recordó el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, al saludar a los docentes en su día.

"María Elena estaba enferma, era viuda, sus hijos estaban grandes, pedía la Unción de los Enfermos porque se sentía muy enferma. Fue mi maestra de primero superior. En aquée tiempo, cuando yo estudiaba, primero superior era una especie de segundo grado. Yo no me olvido jamás de esta señora a quien acompañé en este momento tan trascendental. Se levantó de la cama para recibirme y abrió una caja enorme que tenía. Vivía muy pobremente. La caja contenía cartitas, pequeños regalos, pequeños obsequios que ella había recibido en su larga vida de maestra. Me dijo: ?Oscar, aquí están mis tesoros?. Ella había experimentado la gratitud de tantos chicos y de tantas madres a quienes había acompañado a lo largo de los años. Me dijo algunas cosas sobre mi letra, se acordaba algunas cosas de mi letra, cosa que me emocionó profundamente, y sobre algunas cosas que yo no me acordaba", prosiguió con el relato.

El prelado reconoció que "en realidad el hecho de que fuera una maestra de vida lo comprobé en ese instante y el hecho de que lo fuera era por saber valorar que el tesoro de su vida había estado en entregarla. Por eso ese especie de cofre que era una caja grande, en donde estaban sus recuerdos y las cartas que contenía de agradecimiento, eran lo que le daba sentido a su vida, lo que había motivado su vida y algo que la hacía sentir tan orgullosa que podía presentarse al Señor con el corazón dilatado, con el corazón grande".

"Tuve el privilegio de darle la Unción a mi maestra con mucha emoción y en ella agradecí a todos aquellos cuyas aulas frecuenté, presidieron mis aulas, porque ellos ni saben el bien que me hicieron, porque el bien que puede hacer un maestro no se mide en forma inmediata, es imposible, se ve a lo largo de la vida y a lo largo del tiempo. Por eso es el trabajo más noble y por eso el Señor Jesús es llamado Maestro porque quiso escribir en el corazón de todos nosotros", sostuvo.

El obispo sanisidrense señaló que "una vez, en el siglo XIX, un pensador decía que Jesús no había escrito nada. Que otros grandes pensadores habían escrito mucho, pero Jesús no escribió nada y otro famoso escritor católico le contestó: ?Jesús es el Maestro y él supo escribir en el corazón de aquellos que lo escuchaban y eso es lo que narran los Evangelios, lo que quedó en el corazón de lo que Jesús fue escribiendo?".

Por último, monseñor Ojea pidió que "nosotros como maestros podamos retomar, resignificar nuestra vocación, retomar la conciencia de aquello a lo que estamos llamados".+

Texto completo del mensaje