Viernes 12 de abril de 2024

Mons. Mestre: 'Contemplar el triunfo de Jesús sobre la tentación'

  • 21 de febrero, 2024
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
"Que el ejemplo de Cristo y, sobre todo, la gracia del Señor sean impulsos para vencer las tentaciones de nuestro camino", pidió el arzobispo platense en el primer domingo de Cuaresma.
Doná a AICA.org

En el primer domingo del tiempo cuaresmal, el arzobispo de La Plata, monseñor Gabriel Mestre, sugirió tres puntos para meditar a la luz de la narrativa evangélica.

La tentación en mi vida
En el primer punto, el prelado invitó a reflexionar respecto a “cuáles son o pueden ser mis tentaciones hoy, y en qué ámbito de mi vida puedo estar siendo tentado yo en este momento.

“Diagnosticar con serenidad y responsabilidad las mociones del Espíritu en la realidad de nuestra vida. Recordemos que Satanás es muy hábil y busca de forma muy sutil apartarnos del bien, de la verdad y la belleza del Evangelio”, aseguró.

Contemplar a Cristo que vence la tentación
“¡Cristo es tentado, Cristo vence la tentación! No nos concentremos solo en que el Señor es tentado, animémonos a contemplar el triunfo de Jesús sobre la tentación”, subrayó el arzobispo platense.

En ese contexto, recordó las siguientes palabras de San Agustín: ‘¿Te fijas en que Cristo fue tentado, y no te fijas en que venció la tentación? Reconócete a ti mismo tentado en Él, y reconócete también a ti mismo victorioso en Él. Hubiera podido impedir la acción tentadora del Diablo; pero entonces tú, que estás sujeto a la tentación, no hubieras aprendido de Él a vencerla’.

Por Cristo, con Cristo y en Cristo, vencer la tentación
Mons. Mestre aseguró que “solo por Él, con Él y en Él, seremos capaces de vencer las pequeñas o grandes tentaciones de nuestra vida. Que todas las prácticas cuaresmales estén orientadas a reconocer la tentación y a triunfar en Cristo. Cada misa, la confesión sacramental, cada viacrucis, la abstinencia, el ayuno y toda otra práctica religiosa de este tiempo debe unirnos profundamente a Cristo”. 

Sobre el final de su reflexión, el prelado platense manifestó: “Que el ejemplo de Cristo y, sobre todo, la gracia del Señor sean impulsos para vencer las tentaciones de nuestro camino”.+