Jueves 18 de abril de 2024

Mons. Lozano: 'Víctimas invisibilizadas, victimarios disimulados'

  • 30 de julio, 2023
  • San Juan (AICA)
El arzobispo de San Juan de Cuyo sugirió ver la película "Sonido de libertad", que revela el sometimiento a servidumbre de una niña y de otras víctimas por parte de las mafias de la trata de personas.
Doná a AICA.org

“La maldad no deja de sorprendernos y parece no tener límites. Privar a alguien de su libertad e integridad, oprimir y torturar, someter a esclavitud laboral o sexual; obligar a niños y ancianos a la mendicidad en una esquina, en la puerta de una Iglesia o en el transporte público. Vender a alguien por partes, como si sus órganos fueran repuestos de un vehículo en desuso”, describió monseñor Jorge Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo, al recordar que hace una década la ONU instituyó el 30 de julio como Día Mundial contra la Trata de Personas

El arzobispo sanjuanino señaló que, en esta oportunidad, el lema propuesto es: “Llegar a todas las víctimas de la trata sin dejar a nadie atrás”, y planteó: “Las diversas crisis que atraviesa la humanidad generan un ambiente que favorece la expansión de las sombras de la muerte”.

“Las guerras producen expulsiones masivas de poblaciones, niñas y niños que caminan solos ante la muerte o el secuestro de los mayores de la familia; comunidades desplazadas por el cambio climático: millones de personas, vulneradas en su dignidad, quedan indefensas ante las crueles fieras con piel humana que se aprovechan y lucran con sus semejantes”, advirtió.

Monseñor Lozano recordó un pasaje del profeta Isaías, quien siglos antes de Jesús denunciaba: “Las manos de ustedes están manchadas de sangre y sus dedos de iniquidad; sus labios dicen mentiras, sus lenguas murmuran perfidias. Sus obras son obras de maldad y, en sus manos, no hay más que violencia; sus pies corren hacia el mal; se apresuran para derramar sangre inocente”.

“En algunos paíse,s la conciencia acerca de este crimen lacerante venía en aumento hasta el inicio de la pandemia. Lamentablemente, ante el crecimiento del individualismo, la lucha va menguando y se mira para otro lado, hasta que te toca de cerca”, sostuvo. 

“Simultáneamente, han disminuido la cantidad de operativos y detenciones, también las condenas judiciales se demoran y resultan escasas en comparación con lo tremendo del delito. Se invisibiliza a las víctimas y se disimula a los victimarios”, cuestionó.

El arzobispo lamentó que “pareciera ser considerado un problema ajeno y que sucede en otras geografías”; pero, alertó, “está muy cerca de tu casa. En las esquinas en las cuales se ofrece sexo, en las redes sociales de pornografía infantil, en avisos clasificados ambiguos”.

“Los lugares de captación son diversos. Castings para propagandas o películas, modelaje de ropa, parques de diversiones o plazas, salidas de colegios o clubes deportivos, etcétera”, enumeró, y denunció: “Las mafias utilizan métodos sofisticados para engañar, secuestrar, torturar y someter. Compran y venden seres humanos”.

“La falta de un trabajo digno hace que el mínimo resquicio de luz sea como una tabla de salvación en medio del naufragio en la noche. La desesperación y la pobreza cierran las puertas a la igualdad de oportunidades”, graficó.

Monseñor Lozano consideró que, “cuando en casa hay falta de diálogo, violencia, maltrato, nos encontramos con adolescentes que buscan la calle como liberación, pero la ilusión se desvanece más rápido que el humo de una vela y se encuentran con más esclavitud y degradación”.

Tras indicar que una película desnuda “una parte de esta realidad”, detalló: “Se titula Sonido de libertad y ha sido ‘resistida’ —en realidad, rechazada— por algunas cadenas de distribución o plataformas de contenidos en video”. 

“Da miedo el compromiso y la denuncia a las mafias del crimen organizado. Entretener sí, cuestionar o mostrar historias reales actuales es otra cosa. El film ya se estrenó en los Estados Unidos -el mayor consumidor de esta forma de esclavitud- y, en unas semanas, se podrá ver en países de América Latina”, anticipó.

“La cantidad de dinero que mueve esta actividad criminal ha sobrepasado el tráfico de armas y está alcanzando al narcotráfico. Como se expresa en un tramo la película mencionada: ‘Sólo se puede vender una bolsa de cocaína una vez, pero un niño, de 5 a 10 veces al día’”, puntualizó, y agregó: “El crimen busca la mayor rentabilidad, aunque sea oprimiendo y esclavizando. El protagonista dice, como modo de ponerle freno y casi como una profesión de fe: ‘Los niños de Dios no están a la venta’”.

Monseñor Lozano afirmó que “la película muestra sometimiento a servidumbre de una niña y de otros menoress como pequeños esclavitos, tanto para el uso y abuso personal como para la producción de drogas”. 

“Pensemos cómo comprometernos para estar cerca de quienes buscan con angustia a sus hijos e hijas, sometidos a una pesadilla permanente”.+