Miércoles 17 de julio de 2024

Mons. Gallagher: "En Ucrania, la Iglesia mantiene viva la esperanza de paz"

  • 23 de febrero, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El secretario para las Relaciones con los Estados del Varticano repasa el papel de la diplomacia de la Santa Sede en el contexto de la guerra que estalló hace un año.
Doná a AICA.org

A un año del comienzo de la guerra entre Ucrania y Rusia, el arzobispo Paul Richard Gallagher, secretario de Relaciones con los Estados del Vaticano, explicó la acción diplomática llevada a cabo por la Santa Sede para ayudar a poner fin a esta terrible contienda.

El prelado destacó la iniciativa de Francisco y sus constantes llamadas a la paz: “La diplomacia de la Santa Sede está guiada y animada sobre todo por la iniciativa del Santo Padre. Es él quien vuelve constantemente en sus oraciones y en sus discursos -tanto en las audiencias generales como en la oración mariana del Ángelus cada domingo- a las llamadas por la paz”.

Monseñor Gallagher indicó que el papel de la secretaría para las relaciones con los Estados es “mantener siempre una cierta disponibilidad hacia los actores para una posible negociación que ponga fin a esta terrible guerra”.

“Hablar de diálogo y paz, de reconciliación, es algo que la Iglesia, la Santa Sede y el Santo Padre, pueden y deben hacer”, aseguró. “Entendemos la dificultad para muchos, en este momento de sufrimiento, de pensar la paz en estos términos, pero alguien tiene que hacerlo porque al final habrá un final para esta terrible guerra y esperamos que ese final llegue pronto”, y detalló que “es una guerra entre dos países que comparten una larga historia, muchos aspectos culturales y sobre todo la dimensión religiosa. Eso hace que esta guerra sea particularmente problemática”.

Sobre su visita a Ucrania, indicó que “tuvo un impacto muy profundo en mí. La experiencia de estar allí, me cambió profundamente, ver el sufrimiento, ver también la valentía de la gente y la complejidad de la situación”.

En cuanto al Nuncio Apostólico en Ucrania, el arzobispo Visvaldas Kulbokas, que desde el inicio de la guerra permaneció en el lugar como uno de los tres diplomáticos que continúan en Kiev, expresó: “Estamos todos muy orgullosos del obispo Visvaldas que cumple esta misión con gran valentía, con gran determinación. Esto es parte de la tradición de nuestra diplomacia. Pensad también en el cardenal Zenari en Damasco, en Siria: él también ha permanecido allí durante más de diez años, creo que casi doce años, a pesar de esta guerra en Siria”.

Por ello, indicó que “nuestro compromiso no es, digamos, un compromiso político, en el sentido puramente diplomático, es un compromiso con un pueblo, con una Iglesia. Podemos decir que la idea de quedarse, de compartir el sufrimiento de un pueblo, es parte de nuestra diplomacia. El papa no quiere imponer sacrificios y sufrimientos a las personas, pero quiere que este espíritu de solidaridad, su cercanía personal, se manifieste a través de sus representantes”, concluyó.+