Martes 21 de mayo de 2024

Mons. Croxatto ordenó un nuevo diácono permanente para Neuquén

  • 21 de noviembre, 2023
  • Neuquén (AICA)
Hugo Plaza fue ordenado en una misa celebrada en la catedral María Auxiliadora y tomó como lema "Señor pongo mis manos a tu servicio, hazme un trabajador fiel".
Doná a AICA.org

El obispo de Neuquén, monseñor Fernando Croxatto, ordenó diácono permanente para esa diócesis a Hugo Plaza, durante una misa celebrada el sábado 18 de noviembre en la catedral María Auxiliadora. Concelebraron la Eucaristía un grupo numeroso de sacerdotes de la jurisdicción.

Participaron también de la celebración miembros de la comunidad parroquial María Madre de la Iglesia, otros diáconos, y familiares y amigos del ordenando, quien eligió como lema “Señor, pongo mis manos a tu servicio, hazme un trabajador fiel”. 

Monseñor Croxatto rezó a Dios para que conceda “a este hijo tuyo, que hoy elegís para el ministerio diaconal, disponibilidad en la entrega, mansedumbre en el servicio y perseverancia en la oración”. “Dios sigue regalándoles dones a sus hijos y no deja de llamar a las distintas vocaciones en su Iglesia, para el bien de todo su pueblo”, continuó.

El prelado instó a “comportarnos de manera digna en la vocación que hemos recibido, con humildad, con mansedumbre, con paciencia y sobre todo con mucho amor, el amor de Jesús”. 

Luego, recordó el tiempo sinodal “que como Iglesia estamos viviendo”, y señaló que, “como cristianos, hoy nos toca discernir sobre cuál es el camino que el Señor nos pide hoy”: “salir de la propia comodidad para llegar a todos, a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio”, respondió, evocando algunas palabras del Papa Francisco.

El obispo recordó que “es en el Bautismo que todos hemos recibido los dones de Cristo, un mismo Espíritu en un solo cuerpo. Una auténtica igualdad de dignidad y una común responsabilidad por la misión, según la vocación de cada uno”, al tiempo que llamó a “explotar más la gracia bautismal y a reconocer la voz del Espíritu, que nos está hablando en cada uno y desde cada uno para todos”.

En otro pasaje de la homilía, y dirigiéndose directamente al futuro diácono, manifestó que “el don bautismal hizo un despliegue en tu vida ,que se pone de manifiesto en este don del diaconado permanente". “Un don de Dios a la Iglesia por la gracia del Espíritu Santo, para que te vayas configurando día a día con Cristo servidor y nos hagas presente a Cristo servidor”, agregó. 

En tanto, lo  exhortó a tener “el oído, la boca, el corazón y el alma del obispo”, a la vez que le recordó que “no somos nosotros, los diáconos, los curas, el obispo los protagonistas, sino es el Señor. Nosotros hemos tenido la gracia de  que Él nos eligiera para que demos fruto, y que ese fruto, sea el amor”. 

Mons. Croxatto destacó el rol de la familia del neodiácono como “tierra perfecta para que germine el don de tu vocación”, y pidió a Plaza “cultivar cada día la vida interior, de intimidad y recogimiento profundo con Dios, y el espíritu de oración, por la Iglesia y por el mundo”.

Finalmente, dijo: “Que la Virgen María te tome de su mano a vos y a tu familia, para que puedan juntos hacer verdad, cada día, esa oración”.

Antes de culminar la celebración, Plaza se dirigió a la comunidad y manifestó: “¡Qué lindo que es cuando una comunidad te respalda y te brinda tanto amor!”, ocasión en la que además agradeció “a Dios, porque Él fue el que me trajo hasta aquí”. También brindó las gracias a su familia, su comunidad, y sacerdotes por el “acompañamiento en este camino”.+