Lunes 24 de junio de 2024

Mons. Conejero Gallego: 'La paz y la alegría de la Pascua nos llenan de esperanza'

  • 10 de mayo, 2024
  • Formosa (AICA)
El obispo formoseño animó a seguir "avanzando en nuestro peregrinar, intensificando la oración, la adoración eucarística y el trabajo de artesanos de la paz y de la fraternidad universal".
Doná a AICA.org

El obispo de Formosa, monseñor José Conejero Gallego, recordó que, “en medio de las turbulencias, perplejidades y sufrimientos de nuestro mundo actual, de guerras, confrontaciones, y ambiciones de poder, la luz esplendorosa de Cristo Resucitado ha brillado entre nosotros”, y recordó que su victoria y triunfo sobre el mal, el pecado y la muerte han sido definitivos.

“Precisamente, como frutos de su Pascua, de su entrega generosa y total de Vida, germinan y crecen en nosotros la paz y la alegría, llenándonos de esperanza”, destacó en su editorial mensual en el periódico diocesano Peregrinamos.

Tras detallar que, “en este mes de mayo, mes del Espíritu Santo y de las Vocaciones, celebraremos litúrgicamente la Ascensión del Señor, Pentecostés y la Solemnidad de la Santísima Trinidad”, el prelado profundizó: “Son esos misterios de fe que, configurando y completando el verdadero sentido de la vida cristiana, nos animan a dejarnos conducir por el Espíritu del Señor, colaborando en la transformación del mundo, y a anhelar el encuentro definitivo para vivir con Dios, Uno y Trino”.

En ese sentido, estimó conveniente “que nuestra acción evangelizadora sea, cada día, más eficaz y universal, para que el mundo crea y se enriquezca con los bienes de la Salvación, conforme al designio de Dios”.

El obispo formoseño hizo hincapié en la necesidad de la conversión del corazón, la escucha atenta de la Palabra de Dios y de los hermanos, el discernimiento personal y comunitario de los signos de los tiempos y la docilidad a las inspiraciones del Espíritu Santo, para este proceso eclesial.

“Los sacerdotes-párrocos, tuvieron en su reciente Encuentro Internacional, en Roma, una fructuosa experiencia, con la participación presencial y activa de nuestra Iglesia particular de Formosa”, planteó, y sostuvo que “el XXXVI Encuentro de Diócesis de Frontera, en este mismo mes de mayo, del 20 al 22, en la hermana ciudad y diócesis paraguaya de Ciudad del Este, contribuirá, sin duda, a generar frutos de amistad, cordialidad y compromisos pastorales comunes entre nuestras Iglesias particulares vecinas”.

Por último, el obispo formoseño hizo un llamado a seguir “avanzando en nuestro peregrinar, intensificando la oración, la adoración eucarística y el trabajo de artesanos de la paz y de la fraternidad universal, tareas éstas y compromisos comunes de todos los discípulos-misioneros de Jesús, en este tiempo previo al Año Jubilar 2025, como peregrinos de la esperanza”.

“Nuestra Señora de Luján, Madre y Patrona del pueblo argentino y del Cono Sur- Austral de las Américas, nos siga acompañando y protegiendo. Ella, la humilde servidora que hizo siempre la voluntad divina, nos enseñe su docilidad al Espíritu Santo; y así, a ejemplo de María, cantemos y proclamemos la grandeza del Señor y experimentemos el gozo, la alegría y la paz de su corazón”, concluyó.+