Miércoles 2 de diciembre de 2020

Mons. Buenanueva: "La crisis de los abusos es una crisis del ministerio pastoral de los obispos"

  • 11 de noviembre, 2020
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, se refirió en una columna a la reciente difusión del Informe McCarrick y a la crisis de los abusos en la Iglesia.

Con el título “Ministerio episcopal y prevención”, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, abordó el tema de la reciente difusión del Informe McCarrick, que “vuelve a sacar a la luz que la crisis de los abusos en la Iglesia es una crisis del ministerio pastoral de los obispos”.

En ese marco, compartió una reflexión realizada por él en julio, durante un webinar organizado por el Ceprome de la Pontificia Universidad Católica de México.

Partiendo de la cita bíblica: “Velen por ustedes, y por todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha constituido guardianes para apacentar a la Iglesia de Dios, que él adquirió al precio de su propia sangre”, el obispo animó a la reflexión.

“Conocemos estas palabras de San Pablo. Describen el ministerio de la episcopé que hemos recibido en la ordenación. El cuidado de los más vulnerables constituye parte fundamental de nuestro ministerio como obispos. Siempre lo ha sido, pero hoy interpela con más fuerza nuestra conciencia”, reconoció.

En ese sentido, subrayó un aspecto: “La buena salud del cuidado pastoral del rebaño es directamente proporcional a la buena salud de nuestro ministerio episcopal”.

“La crisis de los abusos es una crisis del ministerio pastoral de los obispos. Así como el abuso sexual no es solo un problema de tal o cual clérigo, sino que revela una disfunción más o menos profunda en el modo de vivir el ministerio, así también las sistemáticas fallas en la respuesta a los abusos sacan a la luz un modo deficiente de ejercer nuestro ministerio episcopal”, aseguró.

“Es imprescindible confrontarnos con esta realidad, identificando los dinamismos que han dado lugar a estos fallos. En realidad, se trata de un genuino discernimiento espiritual que tiene como sujetos al obispo y al cuerpo episcopal”, consideró.

Teniendo en cuenta el Catecismo de la Iglesia Católica, expresó: “El ministerio sacramental de los obispos ‘es un servicio ejercitado en nombre de Cristo y tiene una índole personal y una forma colegial’”.

“Esta afirmación tiene un trasfondo de enorme alcance. La figura de Jesús Servidor es fundamental para comprender y vivir la autoridad episcopal. Se complementa con la del buen Samaritano. Una y otra ponen la compasión en el centro de nuestro ministerio. Estamos llamados a ser hombres del Espíritu que transparentan la compasión de Cristo. La episcopé toma la forma de la compasión”, explicó.

Contemplando este ícono inspirador, el prelado propuso algunas cuestiones, “tanto en la dimensión personal como en la colegial del ministerio episcopal en relación con el desafío de los abusos, su prevención y el desarrollo de la cultura del buen trato”.

A nivel personal, señaló tres aspectos complementarios, a saber:

1. El ministerio episcopal es una llamada personal del Señor siempre situada. Hoy implica escuchar su voz en las heridas de las víctimas y de los clérigos involucrados. Esta llamada y nuestra respuesta están en el centro de nuestra biografía y experiencia espirituales. 

2. Esta llamada supone disponibilidad para un aprendizaje continuo. La docibilitas no solo no desaparece o disminuye, sino que se vuelve más intensa y exigente en la vida del obispo. En esta delicada materia estamos aprendiendo de nuestros errores, perplejidades y miedos. Por aquí pasa nuestra conversión. Es un camino genuinamente pascual.

3. Este aprendizaje de la compasión de Cristo implica dejarnos realmente tocar por el sufrimiento de tantas vidas heridas. En este punto, el obispo ha de ser muy honesto delante de Dios y de su conciencia: no vamos a salir indemnes de este trance pascual. La cruz hace madurar aquella esperanza de la que el obispo es servidor y testigo cualificado. 

“A nivel colegial, debemos tener presentes los múltiples vínculos que constituyen la identidad del obispo en la Iglesia: con el colegio episcopal y su cabeza en el seno de la conferencia episcopal, con la Iglesia diocesana que preside y con el Presbiterio con el que comparte la misión apostólica”, continuó.

“Uno de los frutos que podemos recoger de este aprendizaje es una renovación de nuestro servicio a la comunión y a la fraternidad eclesial promoviendo vínculos más sanos y humanos en la Iglesia”, consideró.

Finalmente, formuló el desafío: “Si el abuso sexual es, ante todo, abuso de poder, un factor desencadenante de la crisis -como bien lo sabemos- es el clericalismo como deformación del ministerio ordenado en la Iglesia. La respuesta que la Iglesia está aprendiendo a dar a esta crisis, por consecuencia, es la convocación de esa rica diversidad de carismas, vocaciones y ministerios que el Espíritu Santo derrama y que son los múltiples rostros de cada Iglesia particular, de cada conferencia episcopal y de la Iglesia universal. Con un matiz que nos llena de esperanza: son rostros cada vez más laicales y femeninos”, admitió.

“La fraternidad vivida en la Conferencia Episcopal es un ámbito fundamental para escucharnos, dejarnos interpelar por la realidad, aprender unos de otros y discernir juntos lo que Dios nos pide en esta hora. Supone, por tanto, un ejercicio muy intenso de diálogo franco, de saber disentir y expresar lo que pensamos, de posponer intereses y abrirnos al bien mayor que estamos llamados a custodiar como pastores”, recordó.

“El desafío del obispo y de la Conferencia Episcopal es abrirse a este dinamismo, entroncar con él y promoverlo con entusiasmo”, concluyó.+