Martes 15 de junio de 2021

Mons. Braida y el mejor modo de recordar a los beatos mártires riojanos

  • 28 de abril, 2021
  • La Rioja (AICA)
El obispo presidió la misa por el segundo aniversario de la beatificación, en la que exhortó a dejar los "espacios de comodidad" para salir al encuentro de las realidades más acuciantes de hoy.
Doná a AICA.org

El obispo de La Rioja, monseñor Dante Gustavo Braida, presidió la misa por el segundo aniversario de la beatificación de los mártires riojanos Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville, Wenceslao Pedernera y Enrique Angelelli, en la parroquia Señor del Milagro, de esta capital provincial.

Al finalizar la celebración eucarística, una médica y una oficial de policía, que están en la primera línea de la lucha contra el coronavirus, rezaron la oración pidiendo la pronta canonización de los beatos.

“Damos gracias porque la vida y la sangre derramada por nuestros beatos van siendo semillas que germinan de diferentes modos en cada lugar inspirando la construcción de un mundo mejor, más evangélico e inclusivo”, destacó monseñor Braida en la homilía.

El prelado riojano advirtió que “la pandemia ha puesto al descubierto muchas necesidades sociales, problemas interiores y vínculos humanos” y detalló: “Entre otros dramas, vemos crecer el alcoholismo y el consumo de sustancias adictivas siendo causa de hechos de violencia o de graves accidentes de tránsito”.

“Cómo no conmovernos antes situaciones que dañan la vida humana, la vida de familias y la paz social”, expresó, y recordó que “cada uno de nosotros, cada bautizado, está capacitado para ocuparse de los problemas de los demás contribuyendo a solucionarlos juntos”.

“Tiene que despertarse y crecer en cada uno el buen samaritano que llevamos adentro. En este tiempo, cómo no valorar el trabajo grande que realiza el personal de la salud con la asistencia de tantos enfermos, el trabajo de madres y padres que buscan educar a sus hijos y ayudarlos en tareas escolares, de tantos docentes, recolectores de basura, policías, y tantos que realizan tareas indispensables para el funcionamiento de una sociedad entregando lo mejor de sí”, valoró, y afirmó: “Cuánto nos edifican esos testimonios. Pero, hace falta que todos hagamos un camino más decidido de salir de nosotros mismos para ocuparnos de los demás”.

Asimismo, sostuvo que en este tiempo de crisis hay dos caminos: “O nos hacemos cargo de las necesidades de los demás, como el buen samaritano o terminamos siendo uno de los asaltantes que se aprovecha de los necesitados o uno de los indiferentes que pasa de largo”, diferenció.

Monseñor Braida hizo hincapié en la propuesta pastoral del beato Angelelli, quien animaba a “caminar poniendo la mirada fija en Jesús y su Evangelio para que, solo desde allí, hagamos una Iglesia más samaritana y misionera, abierta a llegar a todos y a ocuparnos de los más frágiles”.

“El mejor modo de dar gracias a Dios por la beatificación de nuestros mártires en su segundo aniversario, es asumir con toda decisión el hacernos cargo de este tiempo de pandemia buscando dejar nuestros ‘espacios de comodidad’, para salir al encuentro de las realidades más acuciantes de este tiempo”, aseguró.

“El Buen Pastor va adelante de nosotros y su Espíritu nos anima desde adentro. Los beatos mártires hoy gozan de la dicha eterna, luego de haber recorrido este camino y nos acompañan a cada paso e interceden por nosotros. Por eso, fortalezcamos nuestra vida de oración, confiemos en aquellas personas con quienes vamos haciendo camino juntos y abrámonos a seguir tejiendo redes con todos aquellos que buscan construir una sociedad mejor, más justa y fraterna, alegre y servicial”, concluyó.+

» Texto completo de la homilía