Lunes 15 de agosto de 2022

Mensaje del Santo Padre a Bartolomé I con motivo de la fiesta de San Andrés

  • 30 de noviembre, 2021
  • Estambul (Turquía) (AICA)
"Trabajar juntos no sólo es posible, es un imperativo", escribe Francisco, leído por el Card. Kurt Koch, presente en la solemne Divina Liturgia en la Iglesia Patriarcal de San Jorge al Fanar.
Doná a AICA.org

Unidad en la fe y, por tanto, en el compromiso común a favor de la familia humana, esto es lo que señaló el papa Francisco en el mensaje enviado al Patriarca Ecuménico de Constantinopla en el día de la memoria litúrgica de San Andrés Apóstol. 

Oración, conversión interior, búsqueda y ofrecimiento del perdón es lo que Francisco invoca de Dios en el camino hacia la plena comunión entre las dos Iglesias.

El mensaje manuscrito a su "amado hermano en Cristo, su santidad Bartolomé I", fue leído por el cardenal Kurt Koch, quien encabeza la delegación de la Sede Apostólica que estuvo presente en la solemne Divina Liturgia en la Iglesia Patriarcal de San Jorge al Fanar.

Tal como informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el cardenal Koch, acompañado por monseñor Brian Farrell, secretario del mencionado dicasterio, y por el subsecretario, monseñor Andrea Palmieri, encabezó la delegación de la Sede Apostólica que estuvo presente en esta solemne Divina Liturgia.

Se trata de un acontecimiento anual en el marco del tradicional intercambio de visitas con motivo de las respectivas fiestas patronales, el 29 de junio en Roma, para la celebración de los santos Pedro y Pablo, y el 30 de noviembre en el Fanar para la celebración de San Andrés.

Tanto el Mensaje pontificio como la presencia de la delegación vaticana con motivo de la fiesta de hoy son signos seguros de la "cercanía espiritual" del Santo Padre al Patriarca y a la Iglesia que le ha sido confiada.

“Lo hago no sólo en consideración de nuestra fraternal amistad, sino también por el antiguo y profundo vínculo de fe y caridad entre la Iglesia de Roma y la de Constantinopla. Con la certeza de mi cercanía espiritual, he enviado una delegación para transmitirle mis deseos de alegría y paz a usted, a sus hermanos obispos, al clero, a los monjes y a los fieles laicos reunidos en la Iglesia Patriarcal de San Jorge para la Divina Liturgia en memoria del apóstol Andrés”.

Este es el modo -explicó el Papa- de reforzar, como Pastores y como Iglesias, el "profundo vínculo que ya nos une", ya que el compromiso y la "responsabilidad común" tienen sus raíces precisamente en la "fe común en Dios", Creador del cielo y de la tierra, en el único Señor Jesucristo, su Hijo, y "en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que armoniza las diferencias sin abolirlas".

Imperativo el diálogo
La esperanza que sella el mensaje de Francisco es fuerte: hacer visible la comunión que ya existe, seguir trabajando precisamente allí donde no sólo es posible sino imperativo hacerlo, a pesar de que todavía haya cuestiones abiertas:

“Aun reconociendo que siguen existiendo cuestiones teológicas y eclesiológicas en el centro de la labor de nuestro constante diálogo teológico, espero que católicos y ortodoxos puedan trabajar juntos cada vez más en aquellos ámbitos en los que no sólo es posible, sino incluso imperativo que lo hagamos”

El Papa concluye su mensaje bajo la protección y con la intercesión invocada de los santos hermanos Pedro y Andrés en el camino hacia la plena comunión entre ambas Iglesias:

“La plena unidad que anhelamos es, por supuesto, un don de Dios, por la gracia del Espíritu Santo. Que el Señor nos ayude a estar dispuestos a acoger este don a través de la oración, la conversión interior y la apertura para buscar y ofrecer el perdón”.+