Viernes 7 de mayo de 2021

Mama Antula, a un paso de la beatificación

  • 12 de noviembre, 2015
  • Buenos Aires (AICA)
La Comisión de Teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos emitió un dictamen unánime y positivo sobre la causa de la sierva de Dios María Antonia de Paz y Figueroa. De no mediar inconvenientes en la comisión de obispos y cardenales, el papa Francisco podría inscribir a Mama Antula en el Libro de los Beatos.
Doná a AICA.org
La Comisión de Teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos emitió un dictamen unánime y positivo sobre la causa de la sierva de Dios María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como Mama Antula.

El obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, fue el encargado de dar a conocer la noticia. Ahora solo resta que la comisión de obispos y cardenales evalúe el supuesto milagro que se le adjudica a esta laica santiagueña, y de avanzar, llegará el momento de la decisión del Santo Padre de incorporarla al Libro de los Beatos,

"¡La Madre Antula está un paso más cerca de la glorificación! Pidámosle que guíe y ayude a nuestra patria y a sus familias, y que continúe ayudando al Santo Padre", expresó monseñor Olivera.

La vida de Mama Antula
María Antonia de Paz y Figueroa nació en 1730 en Villa Silípica, provincia de Santiago del Estero. Desde muy joven comenzó a trabajar con los jesuitas colaborando en la organización de ejercicios espirituales. Luego partió a Buenos Aires, donde se dedicó durante veinte años a predicar el mensaje de Cristo.

En 1795 fundó la Santa Casa de Ejercicios Espirituales en Buenos Aires, la que aún sigue cumpliendo su misión bajo el cuidado de la congregación Hijas del Divino Salvador. Falleció el 7 de marzo de 1799 en dicha residencia, y sus restos descansan en la actualidad en la iglesia de Nuestra Señora de la Piedad, de la ciudad de Buenos Aires.

El 2 de julio de 2010, Benedicto XVI autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar el decreto por el que se reconoce que la sierva de Dios María Antonia de Paz y Figueroa (María Antonia de San José) practicó las virtudes cristianas en grado heroico y la proclamó venerable. De este modo la religiosa, conocida como Mama Antula, dio un paso decisivo en el proceso de su beatificación.+