Viernes 1 de julio de 2022

Los ucranianos ven con buenos ojos a los católicos

  • 24 de marzo, 2022
  • Lviv (Ucrania) (AICA)
Los ucranianos ven a los católicos con buenos ojos y los católicos tienen buenas relaciones con los ortodoxos de Ucrania, aseguró el superior del Instituto del Verbo Encarnada en Ucrania.
Doná a AICA.org

El padre Antonio Vatseba, sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), manifestó que muchos ucranianos ven ahora a la Iglesia católica con buenos ojos, y que la Iglesia Greco-Católica en Ucrania tiene buenas relaciones con la Iglesia ortodoxa autónoma de Ucrania.

En medio del conflicto que ensangrienta a Ucrania, la agencia Zenit entrevistó al P. Antonio Vatseba, superior del Instituto del Verbo Encarnada en Ucrania.

El padre Vatseba trata, entre varios otros temas, de la manifestación de la fe en medio del conflicto.

Expresa el sacerdote que muchos de los residentes del territorio controlado por los ucranianos del Donbas son agradecidos con la Iglesia católica. “Por el trabajo de Caritas muchos residentes de Donetsk y Luhansk conocieron a la Iglesia Greco-Católica de Ucrania (IGCU)”.

“Debido a los actos de caridad, muchas personas en Ucrania han comenzado a ver con buenos ojos a la Iglesia Católica”, afirma el sacerdote, quien excluye cualquier intención de proselitismo.

Dice que entre la llamada Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Ucrania y la Iglesia Greco-Católica existen muy buenas relaciones, algo que no ocurre con la Iglesia ortodoxa perteneciente al Patriarcado de Moscú, aunque tras el ataque ruso “la situación cambió un poco”.

El padre Vatseba dirigió unas palabras a los católicos para que permanezcan firmes en la fe: “La guerra es una manifestación del mal, y el mal es la ausencia del bien. Los cristianos debemos luchar buscando el bien incluso el de nuestros propios enemigos, rezando por su conversión”.

“Les pido que recen por el rápido fin de la guerra de Rusia contra Ucrania y por la conversión de los dirigentes políticos rusos. El momento histórico que vivimos hoy nos recuerda el llamamiento de la Virgen, que tal como se ve sigue siendo actual. Ella, en Fátima, se dirigió a toda la humanidad para que rezara por la conversión de Rusia, así que recemos ahora para que se cumpla su pedido. Recemos juntos y estemos seguros de que este pedido de María Santísima finalmente se cumplirá”.+