Viernes 2 de diciembre de 2022

Los obispos de El Salvador solidarios con la Iglesia de Nicaragua

  • 7 de junio, 2022
  • San Salvador (El Salvador) (AICA)
"Nos preocupa sobre todo la seguridad de los pastores", escriben los prelados salvadoreños en un mensaje de solidaridad enviado a la Iglesia de Nicaragua el domingo de Pentecostés.
Doná a AICA.org

La Conferencia Episcopal de El Salvador (Cedes) envió muestras de solidaridad y sus oraciones a los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de Nicaragua, frente a la persecución perpetrada en las últimas semanas por el régimen dictatorial de Daniel Ortega.

“Los obispos de El Salvador elevamos hoy la voz para manifestar nuestra solidaridad con los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos en Nicaragua: nos preocupa sobre todo la seguridad de los pastores”, dice la Conferencia Episcopal de El Salvador en un mensaje de solidaridad a la Iglesia Católica de Nicaragua publicado el 5 de junio, día de Pentecostés. 

En particular, los obispos expresan su preocupación por la seguridad de monseñor Rolando Álvares, obispo de Matagalpa y administrador Apostólico de Estelí, y por el sacerdote Harving Padilla, párroco de San Juan Bautista en la ciudad de Masaya.

Hace dos semanas, el canal de televisión de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) fue cerrado por orden del Gobierno; además, monseñor Álvarez y el padre Padilla experimentaron persecución y acoso policial.

“Lamentamos la situación social y política que atraviesa la hermana República de Nicaragua -continúa el mensaje- y compartimos el dolor de ese pueblo noble, trabajador y tan sufrido que aspira vehementemente en un clima de respeto pleno de sus derechos fundamentales”.

La Iglesia de El Salvador une sus oraciones a la Iglesia de Nicaragua, “pidiendo a Dios por la paz, la comprensión, la tolerancia y el diálogo”. 

En la solemnidad de Pentecostés invocan al Espíritu Santo “para que la unidad y la armonía sean pronto una realidad en este querido país”. Por último, esperan que “el Divino Salvador del Mundo, por intercesión de la Virgen Inmaculada y de San Oscar Romero, proteja y bendiga a todos los nicaragüenses, concediéndoles, mediante el diálogo y la colaboración de todos, la tan ansiada paz social en Nicaragua”.+