Miércoles 17 de julio de 2024

Los obispos chilenos presentaron las orientaciones pastorales 2023-2026

  • 6 de junio, 2023
  • Santiago (Chile) (AICA)
Bajo el título "Anunciar a Jesucristo caminando juntos", la Conferencia Episcopal de Chile dio conocer los lineamientos para los próximos años.
Doná a AICA.org

La Conferencia Episcopal de Chile (CECh) presentó las orientaciones pastorales que guiarán el camino de la Iglesia en ese país durante los años 2023 y 2026.

El secretario general de la CECh, monseñor Sergio Pérez de Arce tuvo a su cargo la presentación del documento, titulado “Anunciar a Jesucristo caminando juntos”, fechado en la solemnidad de Pentecostés. 

Sobre los lineamientos, el prelado chileno expresó: “No se pueden comprender -dijo monseñor Pérez de Arce- sin los procesos de participación y discernimiento eclesial que hemos vivido desde fines de 2018, y que hemos experimentado y asumido como un único y gran proceso para buscar la voluntad de Dios y renovarnos en la misión”. 

Por ello a lo largo del texto se hace referencia a informes, documentos, encuentros y otras experiencias propias de ese período. “Ha sido parte de nuestro empeño por enfrentar los desafíos planteados por la crisis eclesial a causa de los abusos, pero también los retos que el encuentro con otras realidades nos ha suscitado”, destacó Pérez de Arce.

Se releva también que otro punto de partida de las orientaciones es la consideración del contexto social y eclesial actual, con sus luces y sus sombras. “Siempre ha sido esta una preocupación en la historia de la elaboración de las Orientaciones Pastorales: comprender nuestro contexto para dar respuesta, desde una perspectiva pastoral, a los desafíos que la misión nos plantea”, afirmó el secretario de la CECh durante la presentación.

El documento, que es iluminado por el relato bíblico de los discípulos de Emaús, contempla un “marco Inspirador” y cuatro “orientaciones pastorales”. Ellas son: animar y fortalecer procesos evangelizadores desde la centralidad de Jesucristo; fomentar relaciones más evangélicas y estructuras más sinodales en nuestra manera de ser Iglesia; vivir nuestra misión profética en medio del mundo, en diálogo con la cultura y saliendo al encuentro de los pobres y los jóvenes; y seguir promoviendo en nuestra Iglesia una cultura del cuidado y del buen trato.

También se asume que “ninguno de estos cuatro desafíos es enteramente nuevo. No es la originalidad lo que nos interesa, sino empujar con más determinación cuatro tareas y dinamismos que la misión de hoy nos exige, y que han brotado del discernimiento compartido con tantos hermanos y hermanas que cotidianamente sostienen y llevan adelante la misión de la Iglesia”, expresó el obispo, quien también agradeció a “todos quienes participaron y contribuyeron al desarrollo de los procesos eclesiales y sinodales de los últimos años, y gracias sobre todo a quienes cada día dan testimonio de su fe y acompañan desde su apostolado a otros hermanos en medio de nuestra patria”.+