Jueves 29 de septiembre de 2022

Los jóvenes de San Juan de Cuyo volvieron a peregrinar a Ceferino Namuncurá

  • 14 de septiembre, 2022
  • San Juan (AICA)
Organizada por la Pastoral de Juventud arquidiocesana, los jóvenes de San Juan de Cuyo peregrinaron al complejo Ceferino Namuncurá, en el departamento San Martín, tras dos años sin presencialidad.
Doná a AICA.org

Con el lema "Vengan y vean", los jóvenes de la arquidiócesis de San Juan de Cuyo volvieron a peregrinar al Complejo Ceferino Namuncurá, del departamento San Martín.

Luego de dos años sin realizar la peregrinación debido a la pandemia, y convocados por la Pastoral de Juventud, el primer domingo de septiembre los jóvenes caminaron juntos, tal como lo propone el camino sinodal que atraviesa la Iglesia.

La peregrinación estuvo encabezada por la imagen de la Virgen y la Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud, las reliquias del Beato Carlo Acutis y la Cruz de San Damián bendecida por el papa Francisco.

La concentración comenzó a las 8 de la mañana con una animación de bienvenida a los peregrinos en la catedral San Juan Bautista. Antes de partir, el arzobispo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, encabezó la oración de inicio y animó a predicar con la propia vida: “Cuando San Francisco de Asís enviaba a sus discípulos a predicar, les decía – vayan, prediquen y es necesario usen palabras- como mostrándoles que se predica con la propia vida. Ustedes al peregrinar juntos están misionando, están dando testimonio de que caminan en compañía de Jesús y la Virgen María”, expresó.

En distintos puntos de los 27 kilómetros que duró el recorrido, diferentes grupos de la Iglesia arquidiocesana desarrollaron espacios de animación, entretenimiento y reflexión a los peregrinos.

Para almorzar, los peregrinos frenaron en el Camping Municipal de San Martín, donde los esperaban con cantos y tuvieron un momento de Adoración Eucarística y un breve descanso antes de continuar con el último trayecto de la peregrinación.

Al culminar, los jóvenes se congregaron en el Complejo Ceferino Namuncurá para la celebración de la misa, presidida por monseñor Carlos María Domínguez OAR, quien comenzó la homilía comparando la experiencia de la peregrinación con la vida.

“La experiencia de la peregrinación es una metáfora de la experiencia de la vida. Uno empieza con mucha energía, ánimo e ilusión. Se va teniendo experiencia del camino junto con otros; muchos conocidos y otros con los que nos conocemos en el camino. Nos impulsa el deseo de llegar a la meta. Pero a medida que vamos avanzando, comienza a notarse el cansancio, la tentación de abandonar. Uno empieza a decirse a sí mismo y a convencerse que ya no vale la pena tanto esfuerzo. Y enseguida aparece el ánimo de los que caminan junto a nosotros; que nos alientan y alejan de nuestros pensamientos el derrotismo y la conformidad; que nos dicen que sí podemos; que sí vale la pena; que no bajemos la guardia y nos perdamos la satisfacción de disfrutar el haber llegado", alentó.+